Washingotn. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó hoy el “cobarde” ataque en el que murieron tres policías en Baton Rouge, que se registró unos diez días después de que un francotirador matara a cinco agentes en Dallas.

Leer más Tres policías muertos y varios agentes heridos tras un tiroteo en Luisiana

“Condeno en el sentido más fuerte de la palabra el ataque contra agentes del orden en Baton Rouge”, dijo en un comunicado publicado por la Casa Blanca.
“Por segunda vez en dos semanas, policías que ponen sus vidas en juego por las nuestras todos los días fueron asesinados en un cobarde y cuestionable ataque mientras hacían su trabajo”.
“Estos son ataques contra funcionarios públicos, contra el Estado de derecho y contra la sociedad civilizada, y tienen que parar”, añadió.
Obama dijo que ofreció todo el apoyo del Gobierno federal a las autoridades locales para el caso.
“Quizás no sepamos aún los motivos de este ataque, pero quiero ser claro: no hay justificación para la violencia contra los cuerpos de seguridad, ninguna”, indicó. “Estos ataques son obra de cobardes que no representan a nadie”.
Tres policías murieron y al menos otros tres resultaron heridos hoy en un tiroteo en Baton Rouge. Se presume que los agentes fueron emboscados. Un portavoz de la Policía confirmó que al menos un atacante murió y que las autoridades creen que tenía al menos dos cómplices que huyeron y a los que están buscando.

Redacción La jornada 

Advertisements