México, 17 jul (EFE).- En México se acentúan profundas brechas de desigualdad e injusticia, poniendo en tela de juicio las reformas estructurales impulsadas por el Gobierno, que están “haciendo agua”, publicó hoy el semanario Desde la fe de la Arquidiócesis católica del país.

En su editorial titulado “Las reformas, un barco que hace agua”, Desde la fe señaló que al inicio de la gestión del presidente Enrique Peña Nieto, en diciembre de 2012, el Gobierno “prometió cambios profundos y poner al país en movimiento”.

“Mientras se consumó el Pacto por México, la clase política renovó sus promesas para consolidar los esfuerzos de gobernabilidad, el fortalecimiento del Estado de Derecho, el sistema democrático y la participación ciudadana; en suma, era el arranque de los cambios para la prosperidad”, señaló.

Refirió que el Gobierno actual, “usando las mayorías parlamentarias y los acuerdos tácitos con la oposición, logró un cúmulo de reformas que motivaron los discursos más triunfalistas y atronadores”.

Se anunciaba, expuso, un “impulso en todos los niveles, bajas en los precios, inusitado poder adquisitivo, mejoramiento del salario y, sobre todo, promesas de desarrollo para acabar con la violencia, cuya causa, en gran medida, tiene su origen en la pobreza y en falta de oportunidades”.

“Sin embargo, la realidad es distinta y apabullante. Grandilocuentes justificaciones que hacen a México ‘un lugar atractivo para invertir’ contrastan con el crecimiento de la pobreza entre 2012 y 2014, al pasar de 53,3 millones de personas a 55,3 millones”, refirió.

La publicación aludió al conflicto magisterial del país al señalar que “hay inestabilidad social por la reforma educativa, y la promesa presidencial para que ‘las ciudades, los pueblos, las carreteras vuelvan a ser espacios de tranquilidad, en los cuales los mexicanos transiten con seguridad, sin temor de perder la libertad o la vida’ queda en pura retórica populista”.

Sostuvo que el presupuesto para 2017 ya no debería amparar “lujos irresponsables y salarios indecentes de burócratas que le han fallado al pueblo de México”.

Arremetió especialmente contra los 11 ministros de la Suprema Corte, “apoltronados y envueltos en carísimas togas de seda, que encubren su pragmatismo y favoritismo por ideologías que dinamitan instituciones del derecho, vulnerando preciadísimos valores sociales como el matrimonio entre un hombre y una mujer, la protección de la familia o el respeto a la vida de los niños en el seno materno”.

El semanario indicó que el papa Francisco “reprueba la economía sin rostro humano, y denuncia los sistemas neoliberales injustos y corruptos”.

Recordó que en febrero pasado, en su visita a México, Francisco dijo a las autoridades que les corresponde trabajar para brindar a los ciudadanos “la oportunidad de ser dignos actores de su propio destino”, dándoles acceso “a los bienes materiales y espirituales indispensables: vivienda adecuada, trabajo digno, alimento, justicia real, seguridad efectiva, un ambiente sano y de paz”.

“Pero en México se acentúan profundas brechas de desigualdad e injusticia, poniendo en tela de juicio esas reformas estructurales que están haciendo agua”, acotó.

Redacción  Agencia EFE

Advertisements

¿Qué te parece?