Convencido de que un protocolo de tratamiento antiviral con altas dosis de vitamina C puede proteger a las embarazadas y a sus bebés por nacer del virus de zika y cualquier otro, el doctor Víctor Marcial recomendó a las autoridades de salud en Puerto Rico a ofrecer este tratamiento a las casi 500 contagiadas con zika.

De igual manera, el radio-oncólogo que durante más de dos décadas se ha especializado en medicina integral partiendo de la cantidad de contaminantes que encuentra en la sangre de sus pacientes, rechazó el uso de pesticidas y organofosforados como el que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) insisten en fumigar sobre Puerto Rico.

Recordó las propias advertencias de los CDC y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, en inglés) sobre el peligro de toxicidad de estas sustancias, y advirtió que ante la presencia de los numerosos tóxicos que ha encontrado acumulados en el cuerpo de sus pacientes, al peligro de fumigar para la población local se acrecienta.

“Para no tener ninguna duda de que esto es seguro o no seguro será necesario estudiarlo por unos meses más, pero ya con la información que existe el día de hoy, es altamente riesgoso rociar a una población con esta sustancia sin hacer las investigaciones pertinentes. Ya en Nueva York y en Florida se ha estudiado que donde el Naled se ha roceado (por aire) el riesgo de autismo es 25% más que en áreas donde se rocea con camiones”, afirmó en entrevista con ELNUEVODIA.COM.

De otra parte, citando estudios reportados por entidades como la Sociedad Médica Americana, la Sociedad Química Americana, y dejándose llevar por su experiencia durante los pasados 21 años utilizando vitamina C para combatir diversos virus, Marcial sugirió un protocolo para embarazadas recalcando que debe ser administrado en consulta con un médico.

“Se le da a la mujer en el primer trimestre 4,000 miligramos de vitamina C por boca (divididos en varias dosis a lo largo del día). El segundo trimestre se le da 6,000 miligramos y el tercer trimestre se le da 10,000 miligramos de vitamina C intravenosa que, no solamente disminuye significativamente la incidencia de enfermedades virales y bacterianas en embarazadas sin efectos secundarios, también disminuye los dolores de parto, el sangramiento del parto, la sanación de las heridas es mucho más rápida”, aseguró.

La preocupación de las autoridades de salud se ha concentrado en las embarazadas ya que se ha encontrado que el virus del zika podría causar microcefalia, calcificaciones cerebrales, daños visuales y otros problemas del desarrollo en sus bebés.

En eso el CDC ha basado su urgencia para fumigar sobre Puerto Rico, donde datos provistos por el Departamento de Salud, a solicitud de este medio, indican que específicamente en los años 2013 y 2014 se reportaron 20 y 22 nacimientos con microcefalia, respectivamente. Esto fue antes de que se detectara zika en diciembre de 2015. Ese año, hubo nueve infantes con microcefalia, igual cantidad en lo que va de este año, pero ninguno con zika.

“Para mí la verdadera solución es ir a la causa del problema. La microcefalia, que es lo que se dice que el virus del zika produce, ha existido en Estados Unidos por décadas. En Estados Unidos hay aproximadamente de 8,000 a 14,000 casos de microcefalia todos los años antes de que llegara el zika. Cuando uno va al website del CDC, el CDC incluye como posible causa de la microcefalia la exposición a pesticidas. En Brasil, de los 4,000 casos de microcefalia que se han documentado, especialmente en los últimos dos años, que ha habido un aumento repentino, hay muchos médicos y ministros de salud de varios estados de Brasil que han visto una correlación de la introducción de pesticidas para mosquitos en estos estados en los últimos dos o tres años y el aumento de la microcefalia”, planteó el radio-oncólogo.

Marcial contrastó el escenario en Brasil con el de Colombia.

“Colombia es de los pocos países que han seguido el problema del zika prospectivamente, que le hacen las pruebas a la población y los siguen por meses a ver qué es lo que pasa. Han hecho pruebas y han encontrado que 40,000 personas han estado expuestas al zika y más de 600 embarazadas que se encontró que tenían zika, en el último trimestre del embarazo tuvieron sus hijos y ninguno desarrolló microcefalia. Claro, se tiene que seguir estudiando, pero eso pone mucho en duda la teoría de que el zika está produciendo la microcefalia, y también pone en cuestionamiento cuánto los pesticidas que estamos usando para matar los mosquitos, están contribuyendo al aumento de la microcefalia”, agregó.

Dicho esto, Marcial insistió en que “ya llegamos a un punto en la historia en que se sabe que la mayoría de estas sustancias químicas no son seguras”.

Ni Marcial ni el resto de los expertos consultados por ELNUEVODIA.COM para esta y otras historias relacionadas con el zika y la posible fumigación con Naled -incluídos entomólogos, ecólogos, biólogos y pediatras- habían sido consultados por el Gobierno de Puerto Rico hasta el momento en que se realizaron las entrevistas.

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales ni el propio gobernador Alejandro García Padilla – quien tiene la responsabilidad de decidir si acepta la propuesta de los CDC a pesar del masivo rechazo de gremios profesionales, de científicos y organizaciones de la sociedad civil –  respondieron a solicitudes de entrevista hechas a través de sus respectivas oficinas de comunicaciones.

Advertisements