En el marco de la presentación de Red Urbana, un grupo de personas que busca mejorar la calidad de vida en las ciudades, Fundación Tláloc presentó su nueva campaña “Vamos por 30 al 2020”, enfocada a la reducción de gases de efecto invernadero en el Valle de Toluca.

Toluca, Estado de México, 11 de julio de 2016: Con la presencia de sus miembros fundadores, Red Urbana presenta la célula que en la ciudad de Toluca trabajará para incidir en las políticas públicas que garanticen la calidad de vida de las personas. Red urbana es un grupo de personas entre las que se encuentran expertos, líderes de opinión, funcionarios, empresarios, miembros de la sociedad civil organizada o cualquier ciudadano interesado en transformar su ciudad.

Durante la presentación, Carlos Mendieta Zerón, representante del área Toluca de Red Urbana y director de Fundación Tláloc, explicó que entre los objetivos centrales de esta iniciativa se encuentra promover el modelo de ciudades sustentables enmarcado por tres principios básicos:

Ciudades conectadas: En el caso de Toluca a través de un transporte público digno, integrado y seguro que favorezca a la movilidad sustentable de las personas, generando una interconexión entre el tren Toluca – México y el trasporte público, una red de ciclovías y el sistema de bicicleta pública Huizi.
Ciudades Compactas: reduciendo la tendencia a la expansión de la mancha urbana, recuperando espacios públicos y reactivando los barrios y colonias.
Ciudades Coordinadas: donde la sociedad civil, empresas, academia y el gobierno trabajen en conjunto, en gobernanza, en donde cada municipio cuente con su Plan de acción climática y su índice de prosperidad urbana.
En el marco de este evento, Fundación Tláloc en voces de su director y voluntarios presentaron la campaña “Vamos por 30” en la que, además de retomar los tres principios anteriores, suman otros cuatro con los que plantean hacer del Valle de Toluca una ciudad en donde la prosperidad se materialice:

Ciudades Creativas:dando impulso a las ideas, propuestas y talentos de sus habitantes para mejorar la ciudad.
Ciudades Compartidas: Compartir es un principio central de la sustentabilidad; compartir transporte, lugares públicos, retos y soluciones harán del Valle de Toluca un mejor lugar para todos.
Ciudades con Confianza: nos hace falta creer y actuar dentro de nuestras instituciones a fin de lograr obtener más beneficios de la gobernanza. Sólo a partir de la participación ciudadana podremos confiar en las iniciativas y fortalecerlas. Es necesario el diálogo abierto con las autoridades de los tres niveles de gobierno.
Ciudades competitivas:Todos los esfuerzos deben ser palpables y enfocados a reducir los impactos negativos de la emisión de GEIs.
La ciudad de Toluca ha sido declarada la segunda ciudad más contaminada del país de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud. La contaminación atmosférica afecta negativamente a la calidad de vida de las personas en todas las áreas: salud, economía, productividad.

“Vamos por 30 busca construir ciudades más humanas, despertar la consciencia de las personas ante el cuidado y preservación de nuestra biósfera en ambiente urbano: el Valle de Toluca nos necesita, cada acción es una gota de vida. Invitamos a autoridades de los tres niveles de gobierno, empresas, organizaciones de la sociedad civil, academia y público en general a sumarse por la construcción de un Valle de Toluca bajo en Carbono” declaró Carlos Mendieta Zerón.

La situación actual es complicada; de acuerdo a ONU Hábitat, a través de su Índice de Prosperidad Urbana en México, la gobernanza y la infraestructura para la movilidad son dos de los aspectos peor calificados en las ciudades. Respecto a este segundo punto, los esfuerzos de las autoridades en el VT se han enfocado casi totalmente a los automóviles: prácticamente el 80% de la inversión en infraestructura vial es destinado al automóvil, y únicamente el 10% a estructura peatonal o ciclista.

Como parte de los compromisos que México ha adquirido en el plano internacional durante su participación en la COP-21, se encuentra el reducir sus emisiones de CO2 en un 30% para el 2020, un objetivo en el que todos podemos contribuir, pero para lograrlo necesitamos redefinir nuestro concepto de ciudad, enfocándola hacia la sustentabilidad y buscando solucionar los problemas en materia de movilidad, gestión gubernamental y participación ciudadana.