El vehículo más austero alcanza un precio en el mercado de $224, 900 pesos.

Toluca, Estado de México.- La administración del actual alcalde de Toluca, Fernando Zamora, autorizó el arrendamiento de una flotilla de vehículos de lujo para uso de servidores públicos, 16 regidores, tres síndicos y el mismo Presidente Municipal.

Sin embargo, durante la administración pasada se realizó una acción similar, arrendando en junio de 2014 una flotilla de vehículos del año cuyo valor costó a los contribuyentes $3, 492, 811 pesos, y fueron utilizados solo un año y medio, el precio de cada vehículo estaba estimado en el mercado en $140,000 pesos.

Al cuestionar al Presidente Municipal Fernando Zamora sobre estas acciones, éste respondió que “al ser los vehículos rentados, al término de la administración cada funcionario asumió el valor restante del automóvil saldando así su costo total y quedándose con el mismo”, por lo que cada ex síndico y ex regidor que gozó de este beneficio debió haber liquidado un total de $34,000 pesos de su bolsillo, tomando en cuenta que el municipio ya les había solventado 18 mensualidades del valor total del auto con dinero de la ciudadanía.

Al preguntarle al edil de la capital mexiquense sobre este nuevo arrendamiento de vehículos, en esta ocasión de lujo, Zamora Morales, respondió “que se trata de una herramienta de trabajo que los funcionarios necesita para realizar ‘su trabajo’, pues tienen que transportarse de un lado a otro del municipio,  algo que los toluqueños poco a poco irán viendo”.

Hasta ahora, son pocos los funcionarios que se han abstenido de este beneficio, entre ellos Paula Monroy Córdoba, décimo cuarta regidora de Toluca, quien considera la acción un “exceso”; y Gabriel Medina Peralta, décimo tercer regidor de Toluca, quien dice no usar el automóvil porque acostumbra transportarse en bicicleta.

¿Era necesario cambiarles el coche a los funcionarios de Toluca por uno de lujo?

Advertisements