Usaron tres bicicletas Benotto para llegar y escapar, dos mazos y una maleta con el estampado de un conejo de caricatura. Así, un trío de ladrones reventó a golpes los aparadores de una tienda Sanborns al norte de la Ciudad, en la delegación Gustavo A. Madero y se llevaron 37 relojes valuados en poco más de 55 mil pesos.
El atraco no duró más de un minuto. En ese tiempo, los delincuentes que vestían sudaderas deportivas y gorras, entraron al negocio de la colonia Nueva Industrial Vallejo, rompieron los aparadores de las marcas Nivada y Branzi y tomaron todos los relojes que pudieron

De acuerdo con las autoridades capitalinas, todo comenzó alrededor de las 21:50 horas cuando la tienda estaba a punto de cerrar. A esa hora llegaron los tres jóvenes en una bicicleta morada, otra azul con blanco y una rosa con negro.

En las manos llevaban una maleta con un a figura de conejo, otra negra y una rosa. Avanzaron dentro directo a los aparadores de relojes, en la zona de joyería.

Un guardia que estaba en el lugar, Juan Neri Velázquez, nada pudo hacer pues fue amenazado por los sujetos.

En un instante sacaron de sus maletas los marros que llevaban y destrozaron los aparadores de las marcas Nivada y Branzi.

De esas vitrinas se llevaron un total de 37 relojes, los guardaron en una de las mochilas que llevaron y huyeron. En el piso quedaron las maletas y los marros.

El gerente de la tienda, Daniel Abeldaño Cabrera, reportó a las autoridades que el monto de los 18 relojes de la marca Brazini y 19 de la marca Nivada que fueron robados ascendía a más de 55 mil pesos.

Luego de salir de la tienda, los ladrones huyeron en las bicicletas que llegaron y se dirigieron a las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional cercanas al lugar.

En ese sitio abandonaron sus bicicletas, se cambiaron la ropa que usaban y se perdieron en el interior de ese instituto.


Las autoridades capitalinas hallaron ahí, cerca de las rejas las bicicletas de los ladrones y las prendas que se quitaron.

Dentro del lugar, muy cerca de la Dirección Académica, el personal de seguridad del Politécnico y la policía realizaron diversos recorridos para buscar a los delincuentes, que finalmente escaparon.