Cuatro policías murieron y varios más resultaron heridos en Dallas, Texas, cuando dos francotiradores dispararon a agentes de policía durante una protesta, dijo el jefe de policía local.

“Parece que dos francotiradores dispararon a diez agentes desde posiciones elevadas durante la protesta/marcha”, indicó un comunicado del jefe de policía deDallas, David Brown, difundido por una portavoz municipal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los disparos comenzaron en torno a las 8:45 de la tarde del jueves, cuando cientos de personas se manifestaban por las muertes en tiroteos policiales esta semana en Baton Rouge, Louisiana, y en un suburbio de St. Paul, Minnesota.

Según el comunicado de Brown, tres agentes murieron, dos estaban en cirugía y tres en estado crítico, sin embargo, poco después el Departamento de Policía de Dallas informó en su cuenta de Twitter sobre la muerte de un cuarto agente.

La policía agregó que una persona, cuya foto circuló en Twitter portando un arma, se entregó a la policía tras los hechos, mientras que otro presunto sospechoso participó en un tiroteo con agentes del SWAT fue también detenido.

Poco antes el jefe policial Brown había informado que se tenía un sospechoso arrinconado en un garage y que estaban negociando con él. Los francotiradores dispararon contra los agentes “al estilo emboscada”, añadió.

En la misma cuenta de Twitter, la policía informó del hallazgo de un paquete sospechoso en la zona, el cual fue asegurado por el escuadrón antibombas.

Los manifestantes se congregaron después de que un agente de Minnesota matara a tiros el miércoles a Philando Castile cuando estaba en un auto con una mujer y una niña en un suburbio de St. Paul. Los instantes posteriores al tiroteo se emitieron en un video en vivo a través de internet, muy difundido a través de Facebook.

Un día antes, Alton Sterling fue baleado en Louisiana tras ser placado contra el suelo por dos agentes blancos. También esa escena quedó grabada en video.

Escenas de video de la escena de la balacera del jueves mostraban a los manifestantes marchando por una calle en el centro de la ciudad, a media milla del ayuntamiento, cuando se oyeron los disparos y la multitud se dispersó buscando protección.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, difundió un comunicado en el que decía haber ordenado al director del Departamento de Salud Pública de Texas que ofreciera “cualquier asistencia que necesite la ciudad de Dallas en este momento”.

“En momentos como éste debemos recordar —y destacar— la importancia de unirnos como americanos”, dijo Abbott.

La búsqueda de los tiradores se extendió por el centro, una zona de hoteles, restaurantes, empresas y algunos apartamentos residenciales. La escena era caótica, con helicópteros sobrevolando la zona y agentes con rifles automáticos en las esquinas.

“Todo el mundo empezó a correr”, dijo Devante Odom, de 21 años, al DallasMorning News. “Perdimos el contacto con dos de nuestros amigos simplemente cuando intentábamos salir de allí”.

Carlos Harris, que vive en el centro, dijo al periódico que los tiradores “eran estratégicos. Era bang, bang, pausa. Bang, bang, pausa”.

Los disparos en Dallas se produjeron en medio de protestas en todo el país por los recientes tiroteos policiales.

En el centro de Manhattan, los manifestantes se reunieron primero en Union Square Park, donde corearon “El pueblo unido, nunca dividido” y “¿Qué queremos? Justicia. ¿Cuándo la queremos? ¡Ahora!”.

Un grupo de activistas salió después del parque y empezó a marchar por la Quinta Avenida, cortando el tráfico en plena hora punta mientras la policía trataba de seguirles el ritmo. Otro grupo se dirigió a Herald Square y Times Square, donde se informó de varias detenciones.

Con información de Milenio y ABC NEWS