Francotiradores mataron a 5 policías e hirieron a 7 durante una manifestación antirracista en Dallas; 2 civiles también fueron heridos

Francotiradores mataron la noche del jueves a cinco policías e hirieron a otros siete en Dallas (Texas), en un episodio que el presidente estadounidense Barack Obama definió como un ataque “salvaje, calculado y despreciable”. Dos civiles también fueron heridos en el ataque.

La explosión de violencia ocurrió cuando la ciudad era escenario de una protesta antirracista, motivada por la muerte de dos ciudadanos negros a manos de la policía en Louisiana y Minnesota esta semana.

06:40 a.m.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, informó el viernes que el sospechoso involucrado en un enfrentamiento con la policía durante la noche murió después de que los agentes utilizaron explosivos para eliminar su amenaza.

Rawlings agregó que no estaba seguro de cómo fue que murió el sospechoso o qué armas se le encontraron. Tres personas fueron arrestadas.

5:45 am

La policía de Dallas dijo no haber encontrado explosivos en extensos registros de zonas del centro, tras un ataque de francotiradores en el que murieron cinco agentes de policía y siete resultaron heridos.

<

p style=”text-align: justify;”>Había una intensa seguridad en la ciudad el viernes por la mañana, con muchas calles cerradas al tráfico de vehículos en el distrito financiero del centro, después de los ataques del jueves por la noche.
El escenario del ataque

El centro de la ciudad de Dallas se convirtió este viernes en un gigantesco escenario de investigaciones por parte de agentes, escuadrones antiexplosivos y expertos en balística.

Uno de los sospechosos de los disparos, que se había atrincherado en un edificio, resultó abatido al término de un tenso asedio policial.

Previamente, el desconocido había afirmado que había bombas por todo el centro de Dallas, por lo que la policía desplegó a los artificieros por la zona, en la que el tráfico estaba cortado, en busca de explosivos.

Desde Varsovia, adonde viajó para asistir a una cumbre de la OTAN, el presidente Obama denunció un ataque “salvaje, calculado y despreciable contra las fuerzas del orden”.

“No hay una justificación posible a este tipo de ataques o cualquier tipo de violencia contra las fuerzas del orden”, añadió.

De acuerdo con la prensa local, el saldo de la jornada representa el peor registrado contra fuerzas policiales desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

El mayor de policía Max Geron informó en la red Twitter que los peritos realizaban “extensas” operaciones en toda el área de Dallas. El servicio del transporte público en toda la zona fue desviado y hasta se implementaron restricciones al espacio aéreo.

“Había negros, blancos, latinos, de todo. Era la protesta de una comunidad mixta. Y de pronto (los disparos) salieron de la nada. Teníamos la impresión de que nos disparaban a nosotros. Era el caos total, una cosa de locos”, contó un testigo.

Una mujer identificada como Shetamia Taylor resultó herida en una pierna cuando participaba de la manifestación junto a sus cuatro hijos.

Hacia el final de la manifestación en Dallas, dos hombres “empezaron a disparar contra los policías desde una posición elevada”, declaró el jefe de la policía, David Brown.

Una mujer que estaba en la misma zona del garaje fue detenida, además de otros dos sospechosos que tenían bolsas de camuflaje en su coche. Aunque según Brown, “por desgracia no estamos seguros de haber detenido a todos los sospechosos”.

Varios testigos subieron a internet videos y audios sobre la situación, en los que se ven y escuchan las ráfagas de tiros y las sirenas policiales.

Mujer transmite en Facebook Live después de que policía le dispara a su novio

ADVERTENCIA: Imágenes y lenguaje gráfico. Lavish Reynolds transmitió en vivo por Facebook Live instantes después de que un oficial de policía le disparara a su novio en Falcon Heights, Minnesota. El video muestra al hombre sangrando en el asiento del pasajero de un auto. La mujer dice en el video que su novio, identificado como Philando Castile y que posteriormente murió, fue baleado cuando intentaba sacar su billetera después de que un policía los detuvo porque una de las luces traseras del auto no funcionaban. Reynolds dice que el policía le disparó a su novio cuatro veces. En el video se escucha al agente gritando: “¡Le dije que no la buscara!”.

<

p style=”text-align: justify;”>Lavish Reynolds/Facebook
Ismael DeJesus fue uno de los testigos que filmó un video, mientras se escondió en el Crown Plaza Hotel durante el tiroteo. En ese video registró como un desconocido mató a un agente de policía.

“Pareció una ejecución, honestamente. Se paró sobre él después de que (el policía) ya estaba caído. Le disparó tal vez tres o cuatro veces en la espalda”, añadió.

Otros videos divulgados por la televisión local muestran un desconocido apostado en las escaleras de un edificio y armado con un arma larga, efectuando disparos contra los agentes.

A un costado del hospital Parkland, agentes improvisaron un homenaje a los policías que murieron o resultaron heridos en los tiroteos.

Se trata del mismo hospital donde el entonces presidente John Kennedy fue llevado luego de recibir los disparos que le provocaron la muerte en Dallas en 1963.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, formuló este viernes un llamado a la unión después de una jornada de desastre.

“Nosotros, como ciudad, como país, debemos ahora unirnos, cerrar filas y curar las heridas que sufrimos de tiempo en tiempo. Las palabras quedarán para más tarde”, dijo a la prensa.

Se trata de una “mañana dolorosa” para la ciudad de Dallas, dijo Rawlings.

Un hombre, identificado como Mark Hughes, se presentó voluntariamente a la policía después que redes de TV divulgaron una fotografía de él circulando en las proximidades de la manifestación portando visiblemente un fusil de asalto.

El porte de armas de forma visible es legal en el estado de Texas para personas que posean una licencia. Un abogado dijo que Hughes se presentó a la policía pero que fue liberado.

Las muestras de indignación habían ido en aumento a lo largo de la semana, primero tras el asesinato el martes de Alton Sterling, de 37 años, ultimado por policías en un estacionamiento de un comercio en la ciudad de Baton Rouge, Luisiana.

El jueves la indignación se trasladó a las calles de las principales ciudades estadounidenses tras la muerte de otro ciudadano negro, Philando Castile, a quien un policía le disparó dentro de su auto que había sido detenido para un control de tránsito, en el que viajaba junto a su novia y la hija de ésta, de cuatro años.

Las muertes de Sterling y Castile fueron filmadas por testigos con teléfonos celulares y los videos muestran que ellos no representaban ningún riesgo evidente para los agentes que les dispararon.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Redacción el nuevo Herald

Advertisements

¿Qué te parece?