Minnesota, Estados Unidos (07 julio 2016).- Un hombre murió en Minnesota tras ser baleado por un agente de Policía cuando estaba dentro de un auto con una mujer y una menor, según las autoridades locales, que precisaron que el agente le pidió los documentos al ahora occiso, pero éste guardaba una arma en la guantera.

Las autoridades investigan si los momentos posteriores al tiroteo fueron retransmitidos en vivo a través de un video en Facebook, que muestra a una mujer en un vehículo junto a un hombre que parece tener la camiseta manchada de sangre.

“La Policía acaba de disparar a mi novio sin motivo aparente”, afirma la mujer en el video.

La acompañante dice que el hombre herido, al que identificó como su novio, tenía licencia para portar armas y estaba intentando sacar su identificación y su cartera cuando el agente le disparó.

Las autoridades no indicaron en un primer momento el nombre del fallecido, pero sus familiares lo identificaron como Philando Castile, de 32 años, y dijeron que había muerto poco después de llegar al hospital.

El suceso tuvo lugar el mismo día en que el Gobierno de Estados Unidos anunció investigar la muerte de Alton Sterling, un hombre afroamericano de 37 años asesinado a manos de un agente el martes pasado en Baton Rouge, Louisiana, después de un presunto altercado con dos policías.

Cientos de personas se congregaron la madrugada de este jueves en las inmediaciones de la residencia del Gobernador de Minnesota, Mark Dayton, después de la muerte del afroamericano a manos de la Policía local.

Según reportes en redes sociales, Dayton fue evacuado hoy de su mansión ante una creciente multitud que se concentró en los alrededores de la misma, tras el incidente que revive la polémica por el uso excesivo de la fuerza policial contra las minorías.

Alrededor de 200 personas se reunieron afuera de la residencia del Gobernador de Minnesota en Saint Paul, la capital estatal, en protesta por lo sucedido.

Los manifestantes exigían al demócrata tomar acciones mientras la Policía montaba una valla para impedir que se acercaran a la residencia.

Este incidente reabrió la herida racial en el país, con protestas que reclaman el fin de la violencia policial contra la comunidad afroamericana.

“Si no hay justicia, no se duerme”, coreaban los manifestantes, reportaron medios locales.

Redacción Reforma

Advertisements

¿Qué te parece?