Cientos de mujeres superaron la barrera impuesta por la guardia en un puente fronterizo y cruzaron a Colombia para abastecerse de bienes básicos.

La crisis en Venezuela ha alcanzado niveles graves en algunas regiones del país, como lo muestra la desesperada medida adoptada por cientos de mujeres, al menos 500 según algunas fuentes, que este martes (05.07.2016) cruzaron la frontera entre Táchira y la colombiana localidad de Cúcuta, en busca de alimentos. Para ello, debieron sortear la férrea resistencia de la guardia venezolana, que impide el paso entre ambos territorios.

Según Radio Caracol, las mujeres aseguraron que “nuestros hijos, nuestras familias tienen hambre” o “allá no se consigue nada, no hay que comer, nos estamos muriendo de hambre, estamos desesperadas”. Usando las camisetas blancas que suelen simbolizar las manifestaciones opositoras, las mujeres cruzaron el puente internacional Francisco de Paula Santander en medio de aplausos y gritos.

La frontera entre ambos países permanece cerrada desde el 19 de agosto de 2015, cuando el presidente Nicolás Maduro ordenó la medida argumentando que de esa forma se evitaba el ingreso de contrabandistas. Los ministros de Defensa de ambos países se han reunido en las últimas semanas con el fin de adoptar medidas que permitan reabrir los pasos fronterizos en los 2.200 kilómetros de límite que comparten ambos países sudamericanos.

Himno y oración

Belky Herrera, una mujer de Ureña que cruzó la frontera en busca de víveres, dijo al diario El Tiempo que “en Venezuela, la mayoría de las empresas están cerrando. Las autoridades venezolanas no nos quisieron dar paso y nos tocó a la fuerza. Sea como sea a nuestros hijos no los vamos a dejar morir de hambre”. En las redes sociales se divulgaron videos y fotografías de usuarios que reflejaban el momento, que provocó tensión. Las autoridades colombianas ordenaron acompañar a las mujeres para evitar desmanes.

Al regreso, las mujeres cruzaron el puente cantando el himno venezolano y oraron para pedir que la guardia fronteriza las dejara pasar. Una mujer citada por la prensa local dijo haber comprado arroz, azúcar, papel higiénico y aceite, todas mercaderías que escasean o son imposibles de encontrar en Venezuela. La escasez afecta a todo el país, pero se ha visto exacerbada en la frontera tras el cierre de los pasos.

Prohibido el paso
Un ataque a miembros del Ejército venezolano por parte de un presunto grupo narco-paramilitar colombiano en San Antonio del Táchira, provocó el cierre de parte de la extensa frontera que comparten ambos países. La medida, que inicialmente duraría tres días, se ha extendido sin una fecha clara de término.


Regreso forzado

La policía colombiana ayuda a los deportados que cruzan el río Táchira con algunas de sus pocas pertenencias. Más de 1.000 colombianos han sido expulsados de Venezuela tras las órdenes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. A ellos se suman otros 7.000 que han optado por volver a su país, temerosos de represalias o agresiones. El río marca la frontera entre Colombia y Venezuela.

Cosas en el olvido

Como mudo recuerdo de la deportación masiva de ciudadanos colombianos quedan atrás los bienes en viviendas abandonadas. Regresar por ellos no será posible, pese a las intenciones del gobierno colombiano de ayudar a los suyos poniendo a su diposición 15 camiones.

Una “R”, una “D”

Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana marcan las casas de los colombianos deportados en la frontera, según numerosos testimonios. Las casas marcadas con una “R” son casas revisadas y las casas marcadas con una “D” son casas que se demolerán.


Llevarlotoso 

La mayoría de los deportados son personas de escasos recursos que se ven obligadas a cargar consigo todo lo que puedan llevarse. Cualquier pérdida material es enorme para ellos. Venezuela ha declarado el estado de excepción en la zona y continúa deportando gente que no tenga algún tipo de identificación.

Vigilando día y noche
Miembros de la policía venezolana resguardan el puente Simón Bolivar, el paso fronterizo ubicado entre las ciudades de Cúcuta y San Antonio del Táchira. El cierre de la frontera y el estado de excepción que anunció Maduro se extenderán inicialmente por 60 días, aunque puede prorrogarse por otros dos meses.

Redacción Nuevo Herald 

Advertisements