• Se trata de un decapitado en Acapulco, cuatro ejecutados en Iguala, otros cuatro en Chilpancingo y un acribillado en Cutzamala de Pinzón

CHILPANCINGO.- Entre el lunes y martes de esta semana, la violencia en Guerrero cobró otras 10 víctimas, entre ellos un decapitado en Acapulco; cuatro ejecutados en Iguala; otros cuatro más en esta capital, mientras que en Cutzamala de Pinzón acribillaron a balazos al chofer del alcalde de Ciudad Altamirano, Ambrosio Soto Duarte.

En el puerto turístico, como a las 07:00 horas de la mañana de este martes, un hombre de entre 30 y 35 años fue encontrado decapitado sobre la calle Tabasco, esquina con Vallarta, y por las múltiples heridas por arma blanca que se apreciaron en el cráneo, se presume que antes de decapitarlo fue sometido a tortura.

En esta capital, como a las 23:30 horas de la noche del lunes sobre el nuevo libramiento a Tixtla, a dos kilómetros del punto conocido como Los Túneles, fueron encontrados cuatro varones ejecutados, con las manos atadas hacia la espalda y visibles huellas de tortura y cartulinas con mensajes de que se trataba de extorsionadores, secuestradores y roba carros.

Hasta el momento sólo uno de los ejecutados ha sido identificado por sus familiares quienes dijeron que respondía al nombre de Israel Yosimar Pérez Palacios, de oficio taxista, y que según luego de que no llegó a su hogar, pensaron que había sido levantado por un grupo armado; los tres restantes permanecen en calidad de desconocidos en el SEMEFO de esta capital.

En Iguala, otros cuatro individuos fueron ejecutados en el transcurso de la madrugada de hoy, mismos que presentaban huellas de tortura, estaban maniatados y vendados de la cara con tela adhesiva. Las cuatro víctimas fueron trasladadas a las instalaciones del SEMEFO de esa ciudad, en la región Norte de Guerrero.

Mientras en Altamirano, cabecera municipal del municipio de Pungarabato, en la región de Tierra Caliente, Sebastián Soto Rodríguez, de 41 años, chofer del alcalde Ambrosio Soto, fue encontrado sin vida en el basurero municipal de Cutzamala de Pinzón, donde al parecer fue llevado por sus victimarios para ocultarlo.

El cuerpo que presentaba disparos en tórax y cráneo, fue llevado hacia unas instalaciones ubicadas en Coyuca de Catalán, habilitadas como SEMEFO, a donde acudieron sus familiares para trasladarlo a Tamáuaro.

Fuente: La Vanguardia

Advertisements