En la jornada del 4 de julio -día 5 en España- la NASA informaba de que la sonda Juno había llegado a la órbita de Júpiter después de cinco años de viaje. El acontecimiento era recogido por medios de comunicación de todo el mundo, entre ellos el canal de televisión peruano RPP Noticias. Dos de sus presentadores, Armando Canchanya y Mariella Patriau, analizaban en directo lo ocurrido. 

Mientras en pantalla iban apareciendo imágenes del espacio, ambos comenzaron a exaltar la labor de los astronautas que realizan misiones tan largas y peligrosas. Un comentario más si no fuera porque la sonda no estaba tripulada.

“Han estado encerrados allí cinco años”, comenta Canchanya. “Estas imágenes nos llegan a través de esta nave mágica, tripulada por gente que realmente son héroes”, se escucha decir a Patriau, “Sacrificar tu vida personal para viajar por años en alrededor de planetas desconocidos, en pro del conocimiento humano, reviste heroicidad”. Aunque desde el control técnico les informaron rápidamente del error, los espectadores capturaron el momento y lo colgaron, como este usuario de YouTube, en internet.

El propio Canchanya se tomó con humor la confusión y modificó su avatar en Twitter por uno en el que aparece parodiado como Buzz Lightyear -el astronauta de Toy Story-. En las redes sociales el lapsus de los periodistas ocasionó también numerosas bromas y montajes.

Canchanya como Buzz Lightyear, montaje que ha elegido para su foto de perfil en Twitter

Después de la repercusión que han tenido sus palabras Mariella Patriau se ha disculpado en un post en su perfil de Facebook en el que ha explicado lo sucedido: “Pido mil disculpas por el error. Con sincera humildad. Y lo asumo de manera totalmente personal. La verdad, al momento de llegar al estudio es imposible haber leído los 80 encabezados de notas que incluyen la pauta del programa y haberlos investigado todos”.


La periodista, que al día siguiente bromeaba en antena sobre el asunto con una espada láser, ha reivindicado también en su reflexión el derecho a la equivocación: “Soy personaje público desde hace años. Trabajo en la tele demasiado tiempo como para saber que la carne viene con hueso. Y me he equivocado lo suficiente además como para sentirme infalible. Me equivoco. Igual que todos. No pertenezco a esa especie que cree que porque sale en la televisión se convierte en alguien superior. Al contrario, cuando fallo, mi error se multiplica por miles de televidentes. Y al día siguiente hay que estar otra vez allí, dando la cara. Sin perder la sonrisa”.

Redacción verne