Tras la salida de Miguel Herrera en 2015, la Selección Mexicana tuvo un abrupto cambio en el banquillo, por lo que la FMF buscó a un entrenador de confianza para seguir el proceso rumbo a Rusia 2018. Al final, fue el colombiano Juan Carlos Osorio el que tomó el cargo, pero esto fue sólo porque el argentino Matías Almeyda rechazó la oferta, ya que anhela concluir su contrato con Chivas.

Después de perder la otra vez la Final de la Copa América, el timonel del combinado de Argentina, Gerardo Martino, renunció a su cargo; ante dicha decisión, el nombre de Matías Almeyda sonó como una posibilidad, pero el Pelado desestimó que le interese de momento salir del Rabaño Sagrado.

“Mi mente está puesta hoy acá”, indicó el estratega en conferencia de prensa, al tiempo de confesar que le ilusiona dicho puesto en un futuro.

Advertisements