La respuesta que dio ayer la Secretaría de Gobernación a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sobre la abrogación de la reforma educativa es insuficiente porque sólo toca la demanda de incluir a los profesores en la conformación del nuevo modelo educativo, señaló Francisco Bravo Herrera, integrante de la Comisión Nacional Única de Negociación (CNUN) y de la Dirección Política Nacional de la Coordinadora.

La respuesta no está tocando la reforma educativa ni está resolviendo la exigencia de abrogarla, por la cual inició el conflicto.

“El gobierno federal no se sale de la lógica de ‘acepten la reforma educativa y seguimos platicando’. Solo cambian de tiempos y de condiciones pero es lo mismo que nos ofreció Nuño (Mayer, titular de la SEP)”, dijo el dirigente magisterial.

Durante el mítin al término de la marcha de la sección 9 de la CNTE en la Ciudad de México, Bravo Herrera señaló que hasta el momento el gobierno federal se ha dedicado a “administrar” el conflicto magisterial y a apostarle al cansancio y al desgaste de la CNTE.

“El gobierno federal no le puede apostar más a administrar el conflicto y a qué este continúe. Desde 2013 está el conflicto y no ha terminado. Si ellos configuraron que a través del desgaste iban a vencer al magisterio. Aquí estamos presentes”, dijo.

Durante el mítin, Pedro Hernández, integrante de la Dirección Política de la sección 9 de la CNTE en la Ciudad de México, dijo que son 2 mil escuelas en esta ciudad las que ayer se sumaron al paro indefinido y son “miles” de profesores los que están sumados al movimiento magisterial.

El profesor señaló que los maestros no serán amedrentados por la amenaza de la Administración Federal de Servicios Educativos del Distrito Federal (AFSEDF) de levantarles actas administrativas a quienes hayan faltado a clases para participar en la movilización de hoy y el paro indefinido. Según los líderes magisteriales son 30 mil los profesores en la Ciudad de México que se unieron al paro.

Dijo que ya hay un acuerdo con los directores de los planteles educativos de que no levantarán las actas administrativas ni darán aviso a SEP-DF sobre los maestros que faltaron a clases.

“Luis Ignacio Gómez está completamente fuera de la realidad, no sabe contar. Somos miles de compañeros y mañana tenemos que multiplicar las acciones. No nos amedrentan esas actas. Nosotros somos directores y no vamos a aplicar esas medidas represivas. Hacemos el llamado a los supervisores de zona para que tampoco apliquen está medida”, dijo.

Reacción El Universal

Advertisements

¿Qué te parece?