Facebook trata de erradicar cualquier mención al Estado Islámico de la red social, un hecho que ha causado molestias a algunos de sus usuarios.
Por ejemplo, la compañía creada por Mark Zuckerberg pidió a una joven de la localidad británica de Bristol registrada como Isis Thomas que probara la autenticidad de su nombre identificándose, informa el periódico ‘The Express’. A la ‘tocaya’ de la organización terrorista –ISIS es el acrónimo del Estado Islámico en inglés– no le quedó otra que enviar una copia de sus documentos de identidad para probar que se trataba de verdad de ella y desbloquear su página en la red social.
La joven de Bristol no ha sido la única que ha sufrido las consecuencias colaterales de la cruzada antiyihadista en la Red. Por ejemplo, una compañía farmacéutica estadounidense que maneja un presupuesto de 7.200 millones de dólares tuvo que abandonar su denominación como Isis Pharmaceuticals y rebautizarse como Ionis Pharmaceuticals en diciembre de 2015.