La agencia espacial de EEUU ha promocionado la misión ‘Juno’ con este trailer. NASA

El año pasado fue Plutón y este verano le toca el turno a Júpiter. La sonda espacial de la NASA Juno intentará esta madrugada entrar en la órbita del mayor planeta del Sistema Solar para investigar cómo se originó, su estructura interior, su atmósfera y su campo magnético. Se trata de la primera vez que una nave orbitará los polos de Júpiter.

A las 20.18 horas del lunes 4 de julio, hora de California (5.18 horas del martes 5 de julio, hora peninsular española), la nave encenderá su motor principal durante 35 minutos para reducir su velocidad hasta los 542 metros por segundo con el objetivo de que sea capturada por este planeta gigantesco y entre así en su órbita. El momento crucial por tanto, tendrá lugar a las 5.53 horas.

La misión está siendo controlada desde el Jet Propulsion Laboratory, en Pasadena, California. La señal tarda en viajar de Júpiter a la Tierra 48 minutos, así que cuando los científicos reciban la confirmación de que el encendido del motor ha comenzado, el motor ya se habrá apagado y si todo ha ido bien, la nave habrá entrado en la órbita de Júpiter. Si el motor se apaga antes de lo previsto, la nave Juno podría no entrar en la órbita correcta, y los ingenieros no podrán hacer nada para corregirla.

A lo largo de la noche, los científicos sólo recibirán una serie de señales (tres bips en diferentes frecuencias) que les informarán sobre la secuencia de operaciones ejecutadas por la nave espacial.

“Estamos preparados”, ha asegurado Scott Bolton, investigador principal de la misión Juno y científico del Southwest Research Institute de San Antonio. “El 4 de julio [Día Nacional en EEUU] es mi fiesta favorita y éste va a ser mi 4 de Julio favorito”, ha declarado el líder científico de la misión durante una rueda de prensa.

14676609044398

20 meses explorando Júpiter

Una vez que entre en la órbita del planeta, la nave Juno, que está impulsada por energía solar, completará 37 vueltas alrededor del planeta a lo largo de 20 meses. Cuando acabe, el 20 de febrero de 2018 terminará la misión de forma espectacular, precipitándose hacia el interior del planeta y destruyéndose, al igual que hizo la sonda Galileo en 2003.

Con estas maniobras suicidas los científicos pretenden evitar que estas naves puedan caer en la luna Europa y contaminarla, pues este satélite es uno de los lugares con más posibilidades de albergar vida

De manera simbólica, en la nave viajan tres figuritas Lego. Una representa a Júpiter, el dios romano; otra a Juno, su esposa y hermana y la tercera a Galileo Galilei, el astrónomo italiano que descubrió cuatro lunas de Júpiter ( Ío, Europa, Ganímedes y Calisto) a principios del siglo XVII. Un guiño de la NASA a los más pequeños para fomentar que se interesen por el espacio y la tecnología.

Redacción El Mundo