En uno de los tres conciertos en el debut de la Banda MS en el Auditorio Nacional no podían faltar las representaciones casi teatrales, los cantos desgarradores y la energía despilfarrándose de principio a fin.
“¿Están listos?”, se leía en las pantallas junto con un video que presentó a la agrupación. Pero los gritos ensordecedores se presentaron al momento que los integrantes salieron al escenario, a las 20:53 horas.
Vestidos de negro y con sacos rojos iniciaron con potencia. “Estamos emocionados de estar con ustedes. Es una noche muy especial, estamos de fiesta raza. Es un gusto, es un privilegio y una bendición”, saludó su vocalista Oswaldo Silvas al iniciar su repertorio al ritmo de “Qué bendición”.
Rodeados por 23 pantallas de todos tamaños y en distinta distribución (atrás, al lado y arriba de ellos) con una gigante al centro despertaron los coros de las casi 10 mil personas presentes con “Háblame de ti” y “Me vas a extrañar”.
“Me tiemblan las piernas de estar aquí al frente. Es un sueño que estaba en nuestra mente y hoy son parte de él. Queremos divertirlos y que lo que han hecho por venir haya valido la pena”, dijo el cantante.
Canciones como “El son de la vaquilla”, “No es invento mío”, “Sólo con verte”, “Pásame un bote”, “Mi olvido, “Pídeme perdón” y “A lo mejor” generaron aplausos y recuerdos en sus 13 años de carrera.
En el escenario hasta se dieron el tiempo de incluir representaciones con la ayuda de una actriz, aunque para ese momento los asistentes ya estaban de pie con “Piénsalo” y hasta le pidieron matrimonio a la chica en cuestión en “Hermosa experiencia”.
En medio de su show las hermanas Urías les entregaron cuatro discos de oro por más de 30 mil copias vendidas de dos de sus discos y dos sencillos, además del reconocimiento por parte de YouTube por más de un millón de suscriptores.
Algunas parejas no dudaron en bailar pegados momentos románticos o los más movidos. Entre los agradecimientos nombraron a amigos presentes como el compositor Horacio Palencia y a Ninel Conde, quien está próxima a sacar un disco con banda.

A las mujeres dedicaron “Mi razón de ser”, a la infidelidad “Sin evidencia” y también fueron ovacionados éxitos como “Por este amor” y “No me pidas perdón”.
Para el baile dejaron “El sinaloense”, “Cahuates, pistaches” y “El mechón”, momento en el cual nadie pudo volver a tomar sus asientos.

Advertisements

¿Qué te parece?