(Reuters) – La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés) dijo este jueves que abrirá una investigación preliminar a 25,000 vehículos Modelo S de Tesla Motors después de que un conductor falleció mientras usaba el modo piloto automático del automóvil.
La agencia dijo que el accidente ocurrió en un Modelo S del 2015 que operaba con el sistema de manejo automático activado, y pidió “que se examine el diseño y el desempeño de cualquier asistencia para conducir activa al momento del choque”.

Tesla dijo en una publicación en su blog que es la primera muerte que se ha conocido en poco más de 209 millones de kilómetros en los que se ha activado el piloto automático.

Tesla remarcó que “ni el piloto automático ni el conductor notaron el costado blanco del semirremolque frente a un cielo iluminado, por lo que no se aplicó el freno”.

La compañía agregó que “la altura del remolque combinado con su posición en el camino y las circunstancias extremadamente inusuales del impacto provocaron que el Modelo S pasara bajo el remolque, por lo que la parte inferior de éste golpeó el parabrisas” del automóvil.

Tesla dijo que “el piloto automático está mejorando permanentemente, pero no es perfecto y aún requiere que el conductor permanezca alerta”.