Greenpeace recibió un duro golpe ayer cuando 109 ganadores del Premio Nobel, entre ellos el mexicano Mario Molina, firmaron una carta para exhortar al grupo ambientalista a poner fin a su oposición a los cultivos genéticamente modificados, argumentando que hay un consenso científico de que son seguros.

En conferencia de prensa, los científicos citaron en particular el valor del arroz genéticamente modificado usado para evitar algunas enfermedades relacionadas con la deficienciade la vitamina A en gran parte del mundo en desarrollo.

El grupo sostiene que el arroz dorado podría contaminar a granos no modificados, por lo que sería difícil que los habitantes de países en desarrollo puedan evitar esos productos.

En su misiva, también dirigida a la ONU, llaman a los gobiernos “a desestimar la campaña de Greenpeace” y hacer “todo lo posible” para “acelerar el acceso de los agricultores a todas las herramientas de la biología moderna”.

Los firmantes destacaron que “todas las agencias científicas y reglamentarias en el mundo establecieron de manera reiterada y coherente que las culturas y los alimentos mejorados gracias a las biotecnologías son igualmente seguros –sino más– que aquellos procedentes de otros métodos de producción”.

Greenpeace ha sido, aseguran, “la punta de lanza de la oposición” contra el arroz dorado enriquecido con vitamina A que “tiene el potencial de reducir o eliminar la mayoría de las muertes y enfermedades” causadas por la falta de esa vitamina que padecen 250 millones de personas en el mundo, y en especial 40% de los niños menores de cinco años en los países en desarrollo.

“La oposición basada en la emoción y el dogma, desmentida por los hechos, debe detenerse”, concluyen.

El escrito publicado en el sitio supportprecisionagriculture.org, está en particular firmado por los Nobel de Medicina, Química y Física, entre James Watson, quien halló la estructura del ADN.

Greenpeace rechazó las acusaciones sobre el arroz dorado, al destacar que según el Instituto Internacional de Investigación sobre el arroz, su eficacia al combatir la falta de vitamina A “no ha sido demostrada”.

Advertisements

¿Qué te parece?