El Instituto Nacional Electoral ampliará la nueva sede de este organismo. 

El proyecto arquitectónico, además de incluir la construcción de dos torres de 14 niveles, remodelará ocho edificaciones (es decir, 21 mil metros cuadrados), para así erigir nueve plazas, un Museo de la Democracia, un huerto, y un área externa (que a su vez contendrá un ‘bosquete’). El proyecto también contempla la adecuación de 11 rutas viales, peatonales y vehiculares, la acústica del auditorio, una macrosala, regaderas, áreas deportivas y estacionamientos. Es decir, un total de 114 mil metros cuadrados, si unimos los edificios que se construirán, los remodelados y el acondicionamiento de los espacios y jardines.


De acuerdo con el periódico Reforma, para la construcción de esta magna sede se invertirán más de mil 100 millones de pesos, y su licitación se dará a conocer el próximo 11 de julio. La edificación se planea que se realice en el lapso de un año.

Un presupuesto que la Federación bien podría necesitar en otros rubros: hace unos días, luego del anunció del Brexit, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, informó que se realizaría un recorte presupuestal de más de 31 mil millones de pesos; a decir del secretario, de estos, el 91.7 por ciento forman parte del gasto corriente del gobierno (esto es sueldos, salarios y gastos por operación).

Ante las críticas, el Instituto Nacional Electoral argumentó la necesidad de estas instalaciones, en un documento titulado “10 mitos sobre el nuevo edificio del INE“:

“El INE en el D.F. renta, a fondo perdido, cinco inmuebles donde laboran 3,210 trabajadores. Con la construcción del nuevo edificio, el Instituto ahorrará más de 80 millones de pesos anuales en rentas en la capital del país.”

Y agregó que las oficinas actuales son insuficientes para albergar a todos sus trabajadores de manera óptima:

“Es un proyecto con el cual se duplicará el número de personas que trabajará en el mismo espacio. Se requiere una solución arquitectónica adecuada que garantice un ambiente laboral óptimo en un entorno sustentable.”

Finalmente, a decir de esta dependencia,

“Con este nuevo edificio las instalaciones centrales del INE pasarán de 22 mil a 56 mil metros cuadrados, es decir, un aumento de 1.5 más metros cuadrados que los actuales. El Instituto destinará 1,040 millones de pesos para albergar a un total de 3,210 trabajadores de manera permanente.”


¿Realmente la institución (y por extensión, el país) requiere esta remodelación que cae en el derroche?

Redacción plumasatomicas.com

Advertisements

¿Qué te parece?