Mientras Chile y Argentina discutían la final de la Copa América Centenario −uno de los mejores eventos del fútbol internacional−, los alemanes se habían ido ya felices a la cama. Su Mannschaft había triturado a Eslovaquia 3:0, para meterse sin rodeos en los cuartos de finales de la Euro 2016.

No obstante, la prensa deportiva alemana, en la que la Copa América suele ser casi “invisible”, despertó con un encabezado común: tras su derrota en la Copa América, Leo Messi se retira de su selección nacional, la argentina.

Camino al trabajo, los alemanes estaban más bien pendientes de si tendrán que pelear frente a Italia o a España su entrada en las semifinales, pero se trata del “mejor futbolista del mundo”, de la “estrella del Barcelona”, ese club con el que ha ganado “casi todo”, coinciden los diarios germanos.

“Figura trágica”

“Falló el penal y perdió la Copa América: Lionel Messi fue la figura trágica de la final contra Chile”, sentencia el semanario Der Spiegel. Se retira “incompleto”, escribe el diario de masas Bild, insistiendo en que no se trata sólo de dos derrotas consecutivas frente a Chile en Copa América de este año y el anterior, sino de que “en su hasta ahora carrera de gigante, nunca ganó el título en un mundial”.

“Los tiros de penales no habían acabado pero Lionel Andrés Messi Cuccittini no quiso ver más. Hundió su cabeza en la camiseta, se tambaleó, trastabilló sobre el césped y, en efecto: se derrumbó. No parecía en ese momento alguien que perdería, sino alguien que ya había perdido”, asegura el Süddeutsche Zeitung.

“Argentina perdió, Messi perdió. Argentina perdió a Messi”, resume la web de la revista especializada Kicker y extiende su balance: “Messi jugó una buena Copa América, no una sobresaliente, en eso coinciden los observadores. Pero tampoco le hacía falta frente a rivales como Panamá o Estados Unidos. No obstante, los columnistas lo elogiaron: con la barba, habría crecido también la estatura del capitán. Como en el Barcelona, donde se siguió desarrollando en los últimos años hasta convertirse, de un anotador de lujo, en un estratégico atacante que no se olvida de cerrar. Pero la albiceleste no es el Barca. En la final de este domingo le faltó al gran maestro, para la gran Copa, una vez más, el gran equipo. Aunque él mismo haya contribuido decisivamente, justo al inicio de la serie de penales, a la nueva decepción.”

¿Qué pasa por la cabeza de Messi?

¿Por qué?

“Ese pequeño hombre con sus finos pies ofrecía una imagen tan desoladora que uno hubiera querido llorar con él. Messi celebró su cumpleaños 29 el pasado viernes y podría aún jugar un par de torneos más, el Mundial 2018 o la próxima Copa América un año más tarde, por ejemplo. ¿Por qué entonces se retira?”, pregunta retóricamente el Süddeutsche Zeitung.

“Por supuesto que lo deben haber incomodado las burlas del héroe nacional y mascota del fútbol argentino, Diego Maradona (…). Claro que la presión sobre él era inmensa porque no era un fuera de liga entre mediocres, como Zlatan Ibrahimovic (Suecia) o Gareth Bale (Escocia), sino el líder de una generación grandiosa, que ha tenido que aceptar la tercera derrota en tres años en una final: Mundial 2014, Copa América 2015 y ahora nuevamente, ya fue demasiado”, opina el rotativo editado en Múnich.

Como sea, “sería injusto llamar a Messi incompleto“, insiste el Süddeutsche Zeitung. “Hace mucho que sobrepasó por mucho a Maradona en títulos y goles, solo uno le falta tras la derrota contra Chile: uno con Argentina. Messi, el mejor del mundo, ya no quiere seguir buscándolo. ¿Queda por eso incompleto el jugador extraordinario que ha marcado como nadie al fútbol moderno?”, pregunta también retóricamente Kicker.

“Es su derecho”

“En Estados Unidos, donde en principio todo es posible, se le probó doping a Maradona en el Mundial de 1994. ‘Me cortaron las piernas’, se quejaría entonces el pecador, que unca se mostró arrepentido. En Estados Unidos, donde en principio todo es posible, Messi falló un penal en 2016. No fue más que eso. A consecuencia, ha renunciado. Es su derecho”, responde la propia publicación deportiva.

“Él pertenece a ese grupo de deportistas a los que, en una carrera por lo demás brillante, les falta un título determinado: Ivan Lendl nunca ganó en Wimbledon, Colin Montgomery no ganó ni un torneo mayor de golf, ni Lothar Matthäus la Liga de Campeones. Messi ha conseguido demasiado en su carrera como para calificarlo de incompleto: cuatro Ligas de Campeones, ocho Ligas españolas, cuatro Copas del Rey con el FC Barcelona. Adicionalmente, ha sido cinco veces Jugador Mundial del Año. Es más bien como si a alguien con una corona cargada de piedras preciosas le faltara un diamante”, concluye el Süddeutsche Zeitung.

Entretanto, y mientras llegan noticias de que otros albicelestes (Sergio Agüero, Javier Mascherano y Gonzalo Higuaín) estarían pensando en seguir los pasos de Messi, muchos desearían que, una vez pasada la frustración del momento, Messi diera “marcha atrás a la retirada”, asegura el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Redacción dw.com

Advertisements