Kanye West sabe cómo provocar. Y si es provocar a Taylor Swift, mejor. El rapero estrenó el pasado viernes en la plataforma de música Tindal el nuevo videoclip de la ya de por sí polémica canción Famous y volvió a hacer de las suyas. El vídeo, parte de su álbum The Life of Pablo, no solo incluía imágenes consecutivas de varios famosos en la cama, sino que termina con un plano cenital largo en el que este grupo de estrellas aparece desnudo durmiendo juntos. Las caras son reconocibles, pero los cuerpos hiperrealistas no son los suyos.

Foto Tidal

El candidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump, la cantante Rihanna, la exatleta (y su suegro) Caitlyn Jenner, el rapero Chris Brown, Ray J, Amber Rose, la editora de Vogue Anna Wintour, el expresidente George Bush (con quien tuvo una polémica por el huracán Katrina), el cómico Bill Cosby y, en el centro, el propio West entre Swift y su esposa Kim Kardashian, todos posando como en un cuadro de Miguel Ángel. La polémica no ha tardado de llegar a la red: ¿Cómo de legal es que West utilice los derechos de imagen de otras personas para fingir que están desnudos?

El vídeo, que termina dándoles las gracias por ser “famosos”, es para West una simple crítica al mundo de las celebrities, explica a Vanity Fair: “Ni apoya ni va contra estos famosos. Es un comentario”. La canción, además, ya incluía ataques nada velados contra Swift: “Me parece que yo y Taylor todavía podemos practicar sexo ¿Por qué? Porque hice famosa a esa zorra”. Su guerra se remonta al momento en el que el rapero interrumpió a Swift durante sus agradecimientos en la entrega de premios VMA de 2009. “Ella sabía que la canción iba a publicarse. Y pese a eso, actuó como si no lo supiera”, justificó Kardashian a la revista GQ. No se sabe todavía si ahora habrán avisado también a Swift del videoclip en el que aparece sin haber posado en ninguna foto.

https://twitter.com/novelistprice/status/746590119772119040