Cd. de México (23 junio 2016).- Las constructoras de los hijos, sobrinos y otros familiares del ex Procurador Jesús Murillo Karam multiplicaron sus contratos de obra pública durante el actual sexenio.

Kouro Desarrollos, en la que han participado como socios dos hijos, un yerno y un sobrino del ex titular de la PGR, multiplicó siete veces sus contratos con fondos federales.

Alvarga Construcciones, empresa asociada a Kouro, tuvo ocho veces más contratos, mientras que Itrio Arquitectos, propiedad de una sobrina de Murillo, logró incrementar por cinco el monto de obras adjudicadas.

Entre 2010 y 2012 -los tres últimos años del Gobierno de Felipe Calderón-, las tres constructoras, ubicadas en Pachuca, recibieron en conjunto contratos de obra con fondos federales por 634 millones de pesos.

En contraste, con el retorno del PRI a la Presidencia, las adjudicaciones que obtuvieron en los tres primeros años del sexenio de Enrique Peña Nieto superaron los 4 mil 400 millones de pesos.

Entre las obras asignadas están la construcción de rompeolas en Isla del Carmen, la ampliación del malecón turístico de Manzanillo y un distribuidor vial en León.

En los tres primeros años del sexenio de Peña Nieto, Kouro Desarrollos recibió contratos por mil 402 millones de pesos, en los que se incluye el puente vehicular Antonio Madrazo, entregado con fallas, y la segunda etapa del Distribuidor Vial Benito Juárez, que abandonaron a la mitad, ambos sobre el Bulevar Morelos, de León.

Los socios fundadores de esta constructora son Jesús Murillo Ortega, Gerardo Saade Kuri y Carlos Castañeda Murillo, hijo, yerno y sobrino del ex Procurador. Otra hija, Sandra Georgette Murillo Ortega, es la accionista mayoritaria.

En el caso de Alvarga Construcciones, de 207 millones que recibió entre 2010 y 2012, sus contratos se elevaron a mil 876 millones en el periodo 2013-2015.

Itrio Arquitectos, de la que es socia mayoritaria Patricia González Murillo -sobrina del ex Procurador- elevó sus contratos de 222 millones a mil 203 millones de un sexenio a otro.

En su ficha curricular, el diputado federal Alejandro González Murillo -también sobrino del hidalguense- menciona que antes de ser coordinador del PES, fue director de Itrio Arquitectos.

El legislador declinó hablar de los contratos que recibió la constructora que ahora dirige su hermana.

“No puedo hablar a nombre de la empresa, porque no soy parte de ella”, dijo.

Otro sobrino, Gerardo Roqueñí Murillo, actualmente es socio de Grupo Roqueñí y Soluciones Globales, constructoras que han obtenido en este sexenio 80 millones de pesos en contratos sin licitar del IMSS y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Guanajuato figura entre las 17 entidades en las que familiares del también ex Gobernador de Hidalgo recibieron contratos de obra con fondos federales.

La SCT, encabezada por Gerardo Ruiz Esparza, asignó a las constructoras de la familia Murillo más de 2 mil 300 millones de pesos entre 2013 y 2015, en obras carreteras y portuarias.

Gerardo Ruiz Dosal, hijo del titular de la SCT, era secretario particular de Murillo Karam en la PGR.

Cuando la SCT otorgó los primeros contratos del sexenio a Kouro, esta constructora tenía su domicilio fiscal en la calle Veta Arras 111, Colonia Real de Minas, en Pachuca, Hidalgo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta hace dos meses, en el domicilio había una pequeña casa de un piso.

Ante Compranet, Kouro registró la dirección de Retorno de Bacalar 145, Fraccionamiento Rincones del Paraíso, en Municipio hidalguense de Mineral de la Reforma.

En este segundo domicilio hay una casa deshabitada.

El domicilio fiscal actual de Kouro está en la Calle Uno #32, Fraccionamiento Industrial Reforma.

El administrador de la constructora, Juan Carlos Trejo, se negó a informar sobre las obras ejecutadas por Kouro, porque había un convenio de confidencialidad con la SCT.

“Él no tiene ni hora ni día para estar aquí en la oficina”, dijo una empleada que dijo llamarse Martha Pastrana tras intento de este medio por comunicarse con Jesús Murillo Ortega.

Prosperan, con obras irregulares

Familiares de Murillo Karam -ex titular de Sedatu, PGR y del Gobierno de Hidalgo- han ganado contratos millonarios sin licitar, además, incumplen convenios y dejan contratos tirados.

Dejan viaducto inconcluso

Kouro construyó el puente Madrazo, que forma parte de la Vía Rápida Bicentenario de León, Guanajuato.

El contrato establecía como fecha límite de entrega el 31 de agosto de 2014, pero el puente fue entregado con once meses de retrato, hasta el 16 de julio de 2015.

A tres meses de inaugurada, la obra presentaba hundimientos, desniveles y desprendimientos, por lo que fue necesario cerrarla para hacer reparaciones.

De acuerdo con el contrato, la segunda etapa del distribuidor vial debió iniciar en abril, pero Alvarga la inició hasta julio.

El plazo para concluir el tramo venció en diciembre de 2015. La constructora dejó la obra inconclusa, con 57 por ciento de avance.

Reprueba… y gana obra

El 20 de mayo de 2014, Alvarga Construcciones fue descalificada de la licitación para construir un rompeolas en Isla del Carmen, Campeche, por haber obtenido apenas la mitad de la puntuación mínima requerida.

Pero un mes después de que su propuesta fue desechada por deficiente, la SCT le asignó la obra en forma directa, descalificando a todos los competidores.

El contrato asignado fue por 411.6 millones de pesos, pese a que en el concurso que fue declarado desierto Alvarga había presentado una propuesta más barata, de 384.5 millones.

Alvarga no sólo superó la descalificación, sino que además ganó 27 millones de pesos más, en comparación con su planteamiento original.

Triplican costo de distribuidor

Kouro Desarrollos entregó con un año de retraso un distribuidor vial en la carretera México-Pachuca.

La fecha pactada para entregar la obra, a la altura de Ojo de Agua-Tecámac, fue el 2 de mayo de 2013, pero, tras cinco prórrogas, se concluyó casi un año después, en abril de 2014.

El costo se triplicó, pues pasó de 57.2 millones de pesos a 186.3 millones.

El incremento se debió a que Kouro se benefició de ampliaciones de contrato, con más obras. A la asignación original, las autoridades añadieron la construcción de un puente deprimido por 42.8 millones de pesos, así como vialidades para integrar el distribuidor vial al Mexibús por otros 86.2 millones.

Una auditoría realizada a esta obra, determinó que se violó la ley al asignar en forma directa a Kouro las dos obras adicionales.

Rechaza SCT favoritismo

Funcionarios de la SCT negaron que se haya privilegiado a constructoras vinculadas con la familia de Murillo Karam.

“Estamos ante procesos competidos, vigilados, donde tenemos la herramienta de testigo social, del acompañamiento de Función Pública”, afirmó Raúl Murrieta Cummings, subsecretario de Infraestructura de la SCT.

El funcionario descartó conflicto de intereses en la asignación de obras a la constructora del hijo de Murillo Karam.

“La ley es clara, conflicto de interés es que ciertas obras hubieran sido, en procesos constructivos, dentro de la oficina que dirigía su papá, en la Procuraduría”, alegó Murrieta Cummings.

Otra prueba de que no hubo favoritismo, agregó, es que Kouro y Alvarga participaron en 26 licitaciones de la SCT y obtuvieron contratos en siete.

Rodolfo González, vocero de la SCT, negó que los contratos a Kouro se hayan otorgado porque los dueños son parientes del ex Procurador.

“Cuando se presenta la licitación es por empresas, no por personas. Entonces, registras a una empresa, no a la persona ni a los socios”, aseveró el funcionario.

Reforma.com / AM de León

Advertisements

¿Qué te parece?