• De la pérdida del Poder y sus consecuencias:

Quince días después de los aciagos resultados en las elecciones llevadas a cabo el pasado 5 de Junio, con una clara respuesta de la ciudadanía que pareciera exigirle al Revolucionario Institucional renovarse o morir; no cabe duda que a grandes males, grandes remedios, y el balance obtenido demuestra la imperiosa necesidad de hacer un alto, reflexionar y tal vez cambiar el rumbo.

Como resultado de lo anterior, el Presidente Nacional del Partido Revolucionario Institucional, Manlio Fabio Beltrones ha decidido convertirse en el Ex – Presidente de esta fuerza política, que ante el revés electoral deberá en palabras del mismo Beltrones:  “La vida y la política imponen retos que no siempre está en manos de uno resolver; pero hay que asumir con responsabilidad las consecuencias. Por ello, en congruencia con mi compromiso de servicio que asumí al tomar posesión al cargo, hoy presento mi renuncia ante esta Comisión Política Permanente”, dijo.

La decisión de Beltrones puede ser analizada desde dos ángulos completamente distintos: el de la auto-inmolación  en búsqueda de un bien mayor para el resto de sus correligionarios, o simplemente el derrotista, cuando un barco se hunde es momento de correr y salvar la vida, o recoger lo que de ella quede…

La forma de afrontar la derrota dice mucho del líder, tristemente Manlio Fabio ha decidido renunciar y perder la oportunidad de re – dirigir las aguas para llegar a un puerto exitoso y convertirse en el héroe que el partido necesita para ser elegible como suspirante a presidenciable.

Quien llegue a corregir la ruta, será quien recoja los frutos o los abrojos de esta decisión, cabe mencionar que este revés político descarta a Beltrones como presidenciable, y pone en riesgo el secreto a voces de la candidatura de la Secretaria del CEN del PRI, otrora Presidenta Municipal y actual Diputada Federal Carolina Monroy, aunque tal vez el capital político y las acciones con las que ha abonado en el cariño de la población demuestren lo contrario y contemos con una primera gobernadora para este estado…

No omito mencionar que al momento de su renuncia Manlio advirtió ser “un hombre al que desde pequeño le inculcaron valores”, por lo que en este momento era “necesario hacer una pauta”, resulta extraño que parte de los valores sean abandonar la encomienda, en lugar de hacerse responsable de los resultados.

Como un golpe hacia las alianzas sui generis que han comenzado a surgir en el tinglado electoral entre partidos por demás opuestos en ideología y estatutos dijo: “el PRI debe cuidarse de no cometer errores en alianzas oportunistas”.

Ya veremos lo que le depara el destino, por ahora lo único que queda es esperar a ver quién será ese “héroe” capaz de salvar al PRI.

  • De patadas de ahogado, o de lo perdido lo que aparezca:

Previo a la carnicería en la que seguramente se convertirá la elección a la gubernatura del estado de México han comenzado a surgir “extrañas” alianzas por decir lo menos entre partidos tales como el de la Revolución Democrática y Acción Nacional, en algún momento ya he cuestionado el que la “izquierda progresista” y la “derecha recalcitrante” decidan unir fuerzas es pos de ganar electores…

Las cosas que hay que ver cuando se trata de tiempos electorales, a pesar de comprometer los ideales. Ya veremos en estos días si el electorado aún está dispuesto a permitir estás extrañas mescolanzas y la forma magistral en que el discurso político se encargará de justificar lo injustificable.

  • Oaxaca bajo fuego:

Hace mucho, mucho tiempo los maestros eran figuras de autoridad indiscutible en la sociedad. ¿Quién no recuerda alguna de esas películas del Cine de Oro Mexicano, en la que se veía a un Ignacio López Tarso, o hasta a una María Félix desempeñando el papel de “El Maestro” o “La Maestra” generalmente refundidos en alguna comunidad rural, en la que algún “cacique maldito o acaparador” pretendía mantener sobajado a un pueblo incapaz de levantar la voz, y que gracias al poder liberador del conocimiento por arte de magia decidía exigir lo que le pertenecía, o en el peor de los casos, el maestro terminaba muerto o alejado de la comunidad ante el temor por su integridad, (cualquier parecido con la realidad es meramente coincidencia, que quede aclarado).

La figura del maestro como aquel ser capaz de dejar la vida en las aulas y de defender a sus alumnos aún a riesgo de morir en el intento ha quedado en el olvido y tal vez como un recuerdo de lo que debiera ser…

Lejos parecen haber quedado aquellos días en que la palabra del maestro era respetada, o por lo menos escuchada, y es que al paso de los tiempos y con la pérdida del respeto por la profesión que se encarga de formar y forjar a todas las demás, nos encontramos todos los días en las noticias con situaciones que cuestionan el diario actuar de los docentes de este país, que si las marchas, que si la falta de aceptación a la evaluación, que si los salarios, los despidos, los abusos, los cortes poco favorecedores aquellos que se atreven a ceñirse a las exigencias gubernamentales y le reforma educativa; poco a poco esa figura se ha desdibujado y ahora sólo nos queda un recuerdo de lo que debiera ser.

Los últimos acontecimientos suscitados en Nochixtlán durante el 19 de junio no terminarán de ser entendidos durante un largo tiempo, porque para ello, primero tendrían que ser explicados, la verdad es de los vencedores y tristemente esta verdad no veremos que sea contada en un futuro próximo, el sensacionalismo, el oportunismo político y muchos otros factores serán los obstáculos perfectos para que la verdad salga a luz.

Los excesos cometidos obedecen a intereses de unos cuantos y lo más triste es la manera en que algunos “líderes” convierten en carne de cañón a aquellos que alguna vez en ellos han confiado sin el más mínimo resquicio de ética o de vergüenza…

Sólo me queda decir:

DEL PORQUÉ DE QUE HAYA QUIENES GUARDAN SILENCIO ANTE LA SITUACIÓN EN OAXACA:

Como si llorar fuera vergonzoso,
como si el silencio fuera lo único
que le queda al ciudadano,
mientras tanto quedan los gritos
de los que ya no despertarán mañana,
de los que quedan en piso,
hechos pedazos…
Porque no le importa a nadie.
Porque han decidido no escucharlo.
Porque mañana despertaremos de nuevo,
y pasado mañana se habrán otra vez olvidado…