NOCHIXTLÁN, Oax. (apro).- Al menos dos enviados por TV Azteca para cubrir el conflicto magisterial en la zona fueron retenidos hoy en el acceso a esta comunidad, hasta que la televisora “diga la verdad” sobre el operativo de policías federales y estatales del pasado domingo, que tuvo como saldo oficial ocho muertos y decenas de heridos.

Se trata del camarógrafo Fernando Albarrán y el editor Pedro Enrique Cortés, quienes fueron retenidos alrededor de las 18:30 horas, cuando se retiraban de la localidad, después de cubrir los funerales de dos de los fallecidos el domingo pasado.

Un tercer enviado, el reportero Lemic Madrid, habría librado la retención “al moverse del lugar para hacer un enlace con el noticiero Hechos Meridiano”, según dijo el conductor Javier Alatorre en el noticiero nocturno de Canal 13.

Hasta ahora, ninguna organización ha reivindicado la retención de los comunicadores.

Un grupo de personas habría pedido bajar del vehículo a los empleados de TV Azteca, justo al salir una caravana humanitaria en la que participaban oficiales de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, así como de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y organizaciones civiles especializadas en la materia.

Según se pudo apreciar, personal de la CNDH permanecía en el sitio, así como integrantes de la Brigada Marabunta, de visores de derechos humanos.

Los hechos ocurrieron en uno de los accesos a Nochixtlán, provocando el bloqueo de la vía durante unos minutos, mientras el equipo de la televisora grababa “una reconstrucción de los hechos” violentos del domingo 19.

Este día el equipo de periodistas de la televisora siguió las diferentes actividades de homenaje y despedida a dos vecinos de la comunidad que murieron durante el operativo policiaco.

En su espacio noticioso de Hechos, que se transmite por la noche en canal 13, el conductor Javier Alatorre condenó la retención de los comunicadores de TV Azteca.

A continuación el comunicado al que dio lectura Alatorre:

Esta tarde habitantes del municipio de Nochixtlán, en Oaxaca, secuestraron a nuestros compañeros Fernando Albarrán y Pedro Enrique Cortés.

Ambos colaboradores de Azteca Noticias estaban trabajando en la zona desde el día de ayer cubriendo los bloqueos carreteros bajo el mando de nuestro reportero Lemic Madrid, quien se libró de ser secuestrado al moverse del lugar para hacer un enlace con el noticiero Hechos Meridiano.

La exigencia de los secuestradores es que sólo liberarán a nuestros compañeros a cambio de entregarles 15 minutos del noticiero para difundir sus proclamas.

Nosotros no vamos a ceder a presiones y a chantajes.

Entendemos el periodismo bajo la premisa de una absoluta libertad. En el momento que se priva de la libertad a dos periodistas, el periodismo deja de existir.

Nuestra principal defensa es nuestro propio oficio en donde llevamos casi 23 años consignando todos los hechos que han sacudido al mundo sin presión o ventaja alguna.

Siempre presentamos todos los ángulos noticiosos, y la cobertura de Nochixtlán no ha sido la excepción.

Nosotros no creemos en el periodismo bajo el chantaje, la sospecha, la amenaza o la extorsión.

Responsabilizamos a los autores de tan atroz crimen de la integridad de nuestros compañeros.

Junto con nuestros compañeros permanecen secuestrados tres policías federales que fueron privados de su libertad el pasado domingo y uno adicional que se sumó el día de hoy.

Hemos acudido a denunciar el hecho ante todas las instancias: Secretaría de Gobernación, Secretaría de Marina, Procuraduría General de la República, gobierno del estado de Oaxaca, Comisión Nacional de Seguridad, Policía Federal y CNDH.

Incluso hemos pedido la intervención del obispo de la diócesis para que interceda por la liberación de nuestros compañeros y los policías federales que los acompañan.

El secuestro es un delito grave.

Exigimos a las autoridades la aplicación de la ley y no sólo en estos secuestros, sino de toda ola de violencia, delincuencia, pillaje, vandalismo que impera en ciertas zonas del país.

En una sola palabra: ¡Exigimos paz y justicia!

A las familias de nuestros compañeros Fernando Albarrán y Pedro Enrique Cortés les expresamos nuestra solidaridad y cercanía en estos momentos con la certeza de que tarde que temprano privara la razón y volverán pronto a encontrarse.

Actualización 11:00 PM

21 de Junio, 2016

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos informó que el editor y el camarógrafo fueron puestos en libertad luego de permanecer retenidos por habitantes de Nochixtlán.

Advertisements