Una joven de 16 años se convirtió en la cuarta víctima mortal del ataque del 12 de junio por un comando armado contra jugadores y espectadores de un partido de beisbol en Acatzingo.Adriana Cuate Rojas murió la tarde del jueves pasado, luego de estar cuatro días internada en el hospital San Ángel en ese municipio.

Según esta información, la joven, quien era estudiante de bachillerato y había acudido sólo como espectadora, recibió disparos en un brazo, en una pierna y en la cadera y aunque había tenido una mejoría, se complicó luego de sufrir un shock séptico que le derivó en un paro cardiaco.