El regulador de propiedad intelectual de Pekín ha ordenado la retirada de las ventas de iPhone 6 y iPhone 6 Plus en toda la ciudad, de doce millones de habitantes. El motivo sería la demanda interpuesta ante el propio regulador por Baili, la compañía china que creó este smartphone en 2014.El Baili C100 es demasiado similar al iPhone 6 según la compañía. Aunque queda claro por qué el regulador no ha ordenado también detener las ventas del casi idéntico iPhone 6s de la compañía. Al igual que otros tantos smartphones con diseño prácticamente idéntico.