Suele vérsela feliz, exultante, radiante. Pero esta vez no ocultó sus sentimientos de profunda tristeza ante miles de personas. Lady Gaga formó parte de la vigilia que se llevó a cabo en Los Ángeles para recordar y rendir tributo a los 50 muertos de la masacre en el club gay Pulse, en Orlando, Florida.

“No puedo evitar sentir que este crimen prejuicioso es un ataque a la propia humanidad. Es un ataque a todos”, expresó la cantante. Vestida de negro y sin la extravagancia que la caracteriza, se dejó ver más “humana”, según sus fans.

En el momento en que debía leer los nombres de los fallecidos, Lady rompió en llanto. “Esta noche no dejaré que mi furia y enojo por este ataque hagan sombra a nuestra necesidad de rendir honores a los que están llorando por sus seres queridos”, soltó.

Lady Gaga, quebrada en un acto de repudio al atentado de Orlando.

El desconsuelo de Lady dio vueltas al mundo. “Esta noche, Orlando, estamos unidos a ustedes y estamos aquí para recordar”, dijo la artista que está comprometida con el actor Taylor Kinney. Esta noche me reúno con ustedes como un ser humano en paz, con sinceridad, en compromiso y solidaridad, para tomarnos un momento por esta más que trágica pérdida de gente inocente y bella. Hagamos todos una alianza de amor por ellos y sus familias, que están sufriendo tan profundamente. Ellos son hijos e hijas, padre y madres, son todos nuestros hermanos y hermanas”.

Advertisements

¿Qué te parece?