Las drogas de diseño estás dejando paso a una nueva sustancia en los clubes de moda de las capitales europeas. El chocolate. Las discotecas están recurriendo al cacao para elevar la diversión en sus fiestas nocturnas. En una fiesta de Berlín, los asistentes estuvieron bailando hasta por la mañana sin alcohol ni drogas, sólamente consumiendo éste dulce.

Según explican el chocolate esnifado produce endorfinas en la sangre, lo que produce al consumidor un estado de euforia, sobre todo si se combina con la música, las luces y el baile. Este estudio argumenta que el chocolate contiene grandes cantidades de magnesio y que actúa como relajante muscular. Se cree que la epicatequina, una sustancia muy abundante en el chocolate negro, le da al cuerpo un impulso de energía y le permite aguantar activo durante más tiempo.

Hasta tal punto se está empleando el cacao en polvo, que el maestro repostero Dominique Persoone diseñó un postre para la fiesta de los Rolling Stones en 2007 que consistía en chocolate esnifado con un ligero toque de menta.

Persoone también diseñó una máquina con la que se puede esnifar directamente en las cantidades necesarias y cualquiera puede adquirirla por unos 40 euros. El dispositivo consiste en dos cucharillas adaptables a las fosas nasales con una palanca que impulsa el chocolate hasta nuestra nariz. La máquina ya está a la venta en numerosos países como Bélgica, Reino Unido, Estados Unidos o Rusia entre otros.

Este chef se inspiró en el papel que juega la nariz en el campo de la alimentación. Persoone, que también ha recibido algunas críticas, opina que no quiere inducir al consumo de drogas sino experimentar nuevas formas de degustar sabores.

chocolate

Redacción abc.es

Advertisements

¿Qué te parece?