Gracias al asistente de iPhoneSiri, una madre estadounidense le salvó la vida a su pequeña hija.

La niña, de apenas un año de edad, se estaba ahogando y asfixiando. Cuando Stacey Gleeson se dio cuenta de lo que ocurría, pidió a Siri que llamara a una ambulancia.

Así, mientras el asistente pedía la ambulancia, ella pudo atender rápidamente a su hija, que apenas si podía respirar y que además estaba adquiriendo un tono azulado por la falta de aire, según publica el portal de metro.co.uk.

Gracias a Siri, la pequeña Giana pudo ser atendida con rapidez y logró salvar a la pequeña. Su madre ha asegurado en 7 News que con los nervios ella tendría que haberse parado a pensar el número que tenía que marcar y no habría podido atender a su hija con la misma rapidez, si no hubiera sido por Siri.

Advertisements