David Copperfield, uno de los magos más relevantes de todos los tiempos, recordado por poder volar, hacer desaparecer monumentos históricos o fugarse de la prisión de Alcatraz, se ha visto forzado a desvelar uno de sus trucos mas famosos y aclamados por sus espectadores en el que hace desaparecer a 13 personas escogidas al azar entre el público.

Ocurría en el casino MGM de Las Vegas en el año 2013, donde el mago realizaba su truco más famoso «Vanishing Audience», en el que hacía desaparecer a 13 personas escogidas aleatoreamente entre el público y metiéndolas en una plataforma suspendida en el aire. Las personas, después aparecían en la otra punta del escenario gracias a un pasillo oculto que nadie podía ver, mientras que Copperfield hacía alusión a sus poderes de teletransporte.

El truco lleva siendo realizado por Copperfield durante 15 años ante más de100.000 participantes y ninguno había resultado herido hasta que Gavin Cox, uno de los seleccionados para «desaparecer», tropezó en el pasillo oculto y se dislocó el hombro. Cox, a raíz del tropiezo, ha tenido que ser operado en varias ocasiones de la espalda, acarreando una lesión crónica en su cerebro similar al Parkinson, según relata el afectado.

«Era como un pandemonium. No sabías donde debías ir. Era oscuro. Había manos empujandome en mi espalda. Entonces, cuando di vuelta en una esquina, mi pie tropezó y caí contra el suelo», explicaba Cox al Daily Mail.

El mago lleva pendiente de la resolución de la demanda desde hace tres años y Cox, por su parte, espera una indemnización de Copperfield. No obstante, el mago ya se ha visto obligado a explicar al detalle la «magia» del famoso truco y no será hasta 2017 cuando el juez dicte sentencia.

Advertisements