El francés puso a bailar a los asistentes a la “fan zone” que se instaló en la Torre Eiffel

PARÍS.- La zona de aficionados preparada a los pies de la torre Eiffel de París, la más grande de las diez sedes de la Eurocopa de futbol, abrió ayer sus puertas al público para calentar motores con gran concierto musical para decenas de miles de personas.

Ni el sol, ni las filas, ni las fuertes medidas de seguridad ahuyentaron a los amantes del futbol, que querían disfrutar de la inauguración de la “fan zone” en el Campo de Marte.

Son 130 mil metros cuadrados los que conforman este sector, con capacidad para acoger a 120 mil personas y que va a ser accesible los días en que haya partido. Los alrededores están decorados con los colores del torneo, e incluso en medio de la Torre Eiffel se colocó un balón para ilustrar que París se vistió de futbol.

Las puertas se abrieron a las 15:30 locales, cuando todavía faltaban horas para que se presentara ahí el famoso DJ francés David Guetta. Quienes querían presenciarlo, solo debían ir a una tienda de discos y reclamar dos entradas gratuitas para asistir.

A esa hora, todavía no se sentía el ambiente festivo que suelen suscitar estos eventos. Las calles aledañas estaban tranquilas, nadie corría para acceder, sino que todos caminaban más bien silenciosos con sus grupos de amigos aunque, eso sí, decorados con banderas europeas.

Calma, silencio y muchas medidas de seguridad eran las protagonistas.

En todas las calles hay policías, al menos dos patrullas, y un camión de gendarmes. Algunos de los agentes requisan, revisan o saludan, mientras otros miran de lejos, con las armas en la mano y los dedos en el gatillo. Incluso para salir de allí se debe presentar el boleto de acceso.

Redacción Excélsior 

Advertisements

¿Qué te parece?