El presidente del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce) afirmó que que los mexicanos y las empresas mexicanas deben acostumbrarse al tipo de cambio a 18 pesos por dólar.
“A los niveles que estamos (en la cotización del tipo de cambio), creo que tenemos que irnos acostumbrando. En algunos sectores de la economía mexicana es lógico que las importaciones y exportaciones se verán beneficiadas con la depreciación del peso frente al dólar”, afirmó Valentín Díez Morodo, presidente del Comce, al finalizar un encuentro que sostuvo con inversionistas de Singapur.

En México hay muchos importadores que traen materias primas del extranjero para completar y tener producto terminado, pero el equilibrio cambiario se da en las exportaciones, explicó.

“La economía mexicana tiene un problema de reflejo, porque depende de muchas cosas de Estados Unidos, y debe esperar a que pasen los movimientos y las inquietudes de la economía estadunidense”, agregó Díez Morodo.
El tipo de cambio interbancario a 48 horas terminó este jueves en 18.29 pesos por dólar, según datos del Banco de México (Banxico). La cotización de la moneda mexicana usada para operaciones al mayoreo entre bancos, casas de bolsa, casas de cambio y particulares, se depreció 0.91%.
“La elevada volatilidad del tipo de cambio continúa como una constante, ya que en tan sólo dos días el peso recuperó terreno frente al dólar en 60 centavos”, señaló Salvador Orozco, analista de Santander.
Buena parte de la volatilidad se explica por la posición técnica que mantenía el mercado, con una posición larga en dólares que se había incrementado en las últimas semanas, en Chicago hacia los 1,510 millones de dólares, explicó el economistas en un reporte.
“Este jueves el tipo de cambio interbancario inició ligeramente por arriba de los 18.2 pesos por dólar, en un entorno en donde en general las monedas emergentes muestran este comportamiento de una ligera depreciación frente al dólar”, concluyó Orozco.

 Redacción Forbes México

Advertisements

¿Qué te parece?