Para reforzar la seguridad y supervisión de las zonas boscosas, el gobierno mexiquense construye torres de vigilancia que operan en cuatro municipios del Estado de México, aunque su principal objetivo es la prevención y la detección a tiempo de incendios forestales, estas torres también permitirán hacer más eficiente la vigilancia para el cuidado de los bosques estatales.

El proyecto, realizado por la Secretaría de Infraestructura a través de la Dirección de Obra Pública, contempló la edificación de torres de vigilancia en Ocuilan, Sultepec, Tepetlaoxtoc y Jilotzingo. Cabe señalar que, con este programa se beneficia de manera directa a 88 mil personas de las zonas donde están instaladas, pero generan un impacto regional para la conservación de los bosques, contribuyendo a la limpieza y mejoramiento de la calidad del aire en la entidad.

Esto como parte del Programa de Acciones para el Desarrollo, que busca implementar mecanismos que mejoren la calidad de vida y el desarrollo sustentable de las comunidades en el Estado de México.