“Un mono subió al techo de la central eléctrica de Gitaru y cayó en un transformador provocando lo que ocasionó la interrupción del servicio de la central eléctrica debido a una sobrecarga y la consecuente pérdida de 180 megavatios generados”, indica el informe de la empresa KenGen citado por el diario del país africano.
La avería provocó cortes de electricidad por todo el territorio de Kenia.
La reacción ciudadana no se hizo esperar: “Un solo mono ha causado un apagón a escala nacional. Creo que hay que repensar la seguridad de nuestras instalaciones estratégicas”, ha comentado un usuario de Facebook, una vez restaurada la electricidad.
En su defensa, la entidad ha asegurado que sus centrales eléctricas “están protegidas por cercados que mantienen alejados a los animales salvajes que merodean alrededor”. Sin embargo, no ha explicado cómo el inesperado causante del corte había logrado acceder al área.
Se trata de un caso aislado y “la compañía estudia las vías para continuar fortaleciendo la seguridad de todas sus plantas”, concluye el informe.
El incidente ha hecho explotar a las redes sociales con reacciones diversas.
“Respeto al mono que, sintiéndose frustrado, ha decidido interrumpir la línea principal de suministro de electricidad de Kenia. ¡Genial!”, ironizaba un usuario de Twitter.
“El mono que ha dejado a toda Kenia sin electricidad tiene que inscribirse en una de nuestras escuelas de ingeniería para continuar sus estudios”, critica el otro.
El intrépido simio está a salvo y permanece bajo custodia del Servicio de Vida Silvestre en Kenia.
La planta de Gitaru, inhabilitada por el animal intrusl, está situada sobre el río Tana, a unos 160 kilómetros al norte de la capital de Nairobi. Es la mayor instalación de su tipo en Kenia y genera el 20% de la energía consumida en el país.

Advertisements