En supermartes logra delegados necesarios para nominación; Trump arrasa, pero le llueven críticas por comentarios sobre juez

Hillary Clinton se proclamó anoche vencedora de la contienda demócrata por la nominación presidencial, tras superar claramente el umbral de votos que necesitaba para convertirse en la candidata del partido para las elecciones de noviembre en Estados Unidos.

“Por primera vez en nuestra historia, una mujer será elegida como candidata presidencial por uno de los mayores partidos políticos”, afirmó en un mitin en Brooklyn, Nueva York, tras imponerse en las primarias de Nueva Jersey, lograr al menos 2 mil 400 delegados (y superdelegados) y superar claramente la cifra que necesitaba —2 mil 383— para ser nombrada la candidata presidencial del partido. Aunque su rival demócrata, Bernie Sanders, se mantiene en la batalla, Hillary lo dio por perdido, no sin antes felicitarlo por una campaña que “entusiasmó a millones de votantes, sobre todo a los jóvenes”.

Acto seguido se lanzó contra su contendiente republicano, el virtual candidato Donald Trump, a quien criticó por sus comentarios sobre los migrantes y las mujeres.

En el último supermartes de la precampaña, con procesos electorales en seis estados: Nueva Jersey, California —gran premio de la noche—, Dakota del Sur, Dakota del Norte, Nuevo México y Montana, Clinton logró 58.5% de los votos en Nueva Jersey, contra 17% de Sanders, y ganó también en Nuevo México y Dakota del Sur, de acuerdo con medios de EU.

El senador se impuso en el caucus —asambleas partidarias— de Dakota del Norte. Las palabras de Clinton confirman la declaración que hiciera el lunes la agencia Associated Press, al declararla virtual candidata demócrata, tras hacer un recuento de delegados comprometidos y superdelegados que han dicho que se decantarán por ella en la convención, lo que molestó al senador Sanders, quien ayer reconoció, desde San Francisco, que será difícil ganarle a Clinton, aunque añadió: “Si el 8 de noviembre de este año Hillary Clinton es elegida presidenta, apenas habremos comenzado la batalla”.

El presidente Barack Obama felicitó anoche a Hillary por asegurar la nominación y agradeció a Sanders por “infundir energía a millones de estadounidenses con su compromiso en cuestiones como la desigualdad”.

En el bando republicano, la jornada de ayer confirmó la victoria de Trump, quien hace poco más de un mes se quedó solo en la carrera hacia la Casa Blanca por ese partido y este martes arrasó en las cinco primarias que celebró su partido: California, Nueva Jersey, Nuevo México, Dakota del Sur y Montana. “Nunca los voy a decepcionar. Vencimos a un sistema manipulado”, dijo anoche Trump.

“Sanders también enfrentó un sistema amañado. Los recibimos con los brazos abiertos”, remarcó en alusión a los votantes del senador demócrata. Luego, se lanzó contra la familia Clinton, a la que acusó de “hacer del enriquecimiento personal una forma de arte”, y anunció que la próxima semana destapará secretos de Hillary y su esposo, el ex presidente Bill Clinton.

La polémica en torno al magnate continuó, tras sus declaraciones acerca del juez de distrito Gonzalo Curiel, a quien acusó de mostrarse parcial, debido a su ascendencia mexicana, en torno al caso relacionado con el presunto fraude en que habría incurrido la extinta escuela de bienes raíces Trump University. El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, afirmó ayer que “decir que una persona no puede hacer su trabajo debido a su raza es como la definición de manual de un comentario racista”.
Trump dijo poco después en un comunicado que “no siento que la ascendencia de alguien lo vuelva incapaz de ser imparcial, pero basándome en las decisiones que he recibido en el caso civil sobre Trump University, siento que se justifica que me pregunte si estoy recibiendo un juicio justo”. También criticó a General Motors, por su anuncio de invertir mil 600 millones de dólares para fabricar más autos compactos en México en 2018.
Según una encuesta de Reuters/Ipsos difundida ayer, Clinton le lleva 10 puntos a Trump, lo que representa pocos cambios respecto a la semana anterior. Un 43.3% de posibles electores dijo que votaría por ella, frente a 34.7% que lo haría por él.