Policías ministeriales y municipales de Ixtapaluca, con el apoyo de Bomberos, localizaron y recuperaron el cadáver de una mujer, quien tenía 21 años de edad, a quien su esposo, identificado como Luis Enrique González Mujica, reportó como desaparecida el 25 de mayo, pero presuntamente él mismo privó de la vida.

Los policías y bomberos cumplieron una orden de cateo obsequiada por un juez de control en el domicilio ubicado en la calle Paseo del Real, Manzana 58, Lote 95, de la colonia San Buenaventura, en la cabecera municipal de Ixtapaluca, donde localizaron, en la zotehuela, el cadáver de la mujer.

De acuerdo con la Noticia Criminal número 302070246416, el presunto homicida reportó que su esposa, de nombre Nohemí Valdespín Navarrete, de 21 años de edad, salió de su hogar el pasado 25 de mayo, aproximadamente a las 13:00 horas, con destino a la tienda Coppel, en Ixtapaluca, para realizar un trámite, “pero nunca más regresó”.

Los agentes de investigación de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México iniciaron la averiguación correspondiente, por lo que visitaron el domicilio de la pareja. Según los policías ministeriales, fue el propio Luis Enrique González Mujica quien les ofreció 50 mil pesos para que “dejaran el asunto en paz” y ya no siguieran las investigaciones.

Los ministeriales iniciaron una carpeta de investigación por cohecho ante el Agente del Ministerio Público, quien solicitó y obtuvo la orden de cateo y de aprehensión en contra de Luis Enrique González Mujica, como presunto responsable del homicidio de Nohemí Valdespín Navarrete, de 21 años de edad, hecho que podría tipificarse como feminicidio por la relación interpersonal entre los implicados y la violencia con la que se presume ocurrió.

Este jueves, los policías ministeriales, en el apoyo de policías municipales de Ixtapaluca y Bomberos de la misma localidad, acudieron al inmueble y, en la zotehuela se observó tierra removida recientemente, por lo que se dio paso a la intervención de un binomio canino que marcó el área de la esquina del extremo derecho, ahí se comenzó la excavación y se encontró el cuerpo sin vida de la víctima.

En el área del lavadero había un cuchillo de mesa con filo de sierra y cachas de madera de color café, además de manchas de sangre en diversos puntos del lugar. El inmueble quedó asegurado, así como el presunto responsable.

Con información de MVT

Advertisements