La mayoría de los indicadores sobre los niveles de bienestar en México obtuvieron notas reprobatorias y muy por debajo de los registros de calidad que tienen los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

De acuerdo con el Índice para una Vida Mejor, que realiza el organismo internacional, México tuvo bajos niveles de bienestar en ocho de las 11 áreas que se miden.

El índice, que evalúa la percepción de los ciudadanos de cada país, reveló que para los mexicanos los niveles de bienestar son de menor calidad en temas como vivienda, ingresos y patrimonio, sentido de la comunidad, educación, medio ambiente, satisfacción, seguridad personal y balance vida-trabajo.

Aunque en esos ocho temas los niveles de bienestar tuvieron calificación reprobatoria, en otros rubros como salud, remuneración y competencias, los indicadores se ubicaron por debajo del promedio de los países que participan en la medición del organismo internacional.

En la única métrica donde México tuvo mejores resultados que la mayoría de los países fue en el rubro de compromiso cívico.
Calidad de vida. El estudio, que evaluó a las 34 naciones integrantes de la OCDE más Brasil, Rusia, Sudáfrica y Lituania, detalló que en el caso de México “aunque el dinero no puede comprar la felicidad, es un medio importante para lograr estándares de vida más elevados”.

Sin embargo, los datos del organismo internacional revelan que el ingreso familiar disponible de los mexicanos por promedio per cápita es de 12 mil 806 dólares anuales, cifra menor al promedio de los países de la OCDE, que es de 29 mil 16.

“Hay una brecha considerable entre los más ricos y los más pobres; la población situada en 20% superior de la escala de ingresos gana casi 14 veces lo que percibe la población que ocupa 20% inferior”, detalló el informe de la organización.

En lo que respecta al empleo, cerca de 60% de las personas entre 15 y 64 años tienen trabajo remunerado, un porcentaje menor al 66% promedio de la OCDE.

Largas jornadas laborales. Un aspecto que también afecta los niveles de bienestar de los mexicanos son los horarios laborales, que son más extensos que los de los demás países.

“En México, 28% de los empleados tienen un horario de trabajo muy largo, una de las cifras más altas de la OCDE, donde el promedio es de 13%; y, entre ellos, 35% de los hombres laboran muchas horas en comparación con 17% de las mujeres”, reveló el estudio del organismo.

Mientras en los países de la OCDE 76% terminó la educación media superior, en el país solamente 34% de los adultos entre 25 y 64 años concluyó este nivel educativo.

Las puntuaciones que tuvieron los estudiantes mexicanos en lectura, matemáticas y ciencia distan del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Los primeros tuvieron 417 puntos, mientras que los segundos 497.

La esperanza de vida, la contaminación, la calidad del agua también se ubicaron en niveles inferiores a los del promedio de la OCDE.

Satisfacción ante la vida. En México, la satisfacción general ante la vida mereció una calificación de 6.2; por debajo del 6.5 que en promedio tuvieron los 34 países miembros de la OCDE y a más de un punto de distancia de Dinamarca que fue el que alcanzó la mayor cifra con 7.5.

México dista de la percepción de los habitantes de Dinamarca, Noruega, Suiza, Nueva Zelanda, Canadá y Australia, países que obtuvieron las mejores puntuaciones en los rubros de empleo, calidad del trabajo y salud de la población.


Redacción El Universal