En el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” del Edificio de Rectoría se destacó la notable trayectoria política, en el servicio público y en la academia, de quien fuera rector de la institución.

En el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” del Edificio de Rectoría, la Administración 2013-2017 de la Universidad Autónoma del Estado de México, encabezada por el rector Jorge Olvera García, rindió homenaje al ex rector de la institución, Antonio Huitrón Huitrón, en el marco del centenario de su natalicio.
La Ceremonia Solemne Conmemorativa, a la cual asistieron el presidente de la Fundación UAEMéx, Humberto Benítez Treviño; el ex rector, Tomás Ruíz Pérez; el subsecretario de Educación Media Superior y Superior del gobierno de la entidad, Guillermo Alfredo Martínez González; el notario público Isidro Muñoz y familiares del homenajeado, fue encabezada en representación del rector Olvera García, por la secretaria de Difusión Cultural, Ivett Tinoco García.
Ante miembros de la comunidad universitaria y servidores públicos que se dieron cita en el máximo recinto universitario, Guillermo Martínez González destacó la notable trayectoria política, en el servicio público y en la academia, de Antonio Huitrón, al tiempo de celebrar que esta institución lo reconociera con este homenaje.
El servidor público estatal sostuvo que el compromiso social de Huitrón Huitrón sigue vigente, por ser un hombre que respondió a los grandes desafíos de su época y contribuyó a la edificación de un estado próspero y democrático.
En este sentido, Ivett Tinoco García subrayó los logros de Antonio Huitrón en la vida universitaria y que hasta ahora se mantienen como parte de la historia institucional, como el impulso al primer contrato colectivo de trabajo.
Por su parte, el notario público Isidro Muñoz refirió que la trayectoria del ex rector es ejemplo, pues su pasión permitió despertar conciencias y generar conocimientos; si bien su gestión en la Rectoría fue breve, sus aportaciones fueron trascendentes, apuntó.
Antes, Frida Maricela Huitrón Vera agradeció a la Máxima Casa de Estudios mexiquense este reconocimiento para su padre, quien dirigió el quehacer universitario en 1977, momento trascendental en la historia de esta casa de estudios.