En la ciudad china de Xiamen un conductor dejó aparcado su deportivo de lujo Jaguar XF obstaculizando a otros dos coches y se fue. Cuando la dueña de un Land Rover llegó para salir, se encontró con un impedimento al cual no le hizo mucho problema. Empezó a chocar al Jaguar una y otra vez hasta abrirse paso.

Advertisements

¿Qué te parece?