La diputada local de Morena Ana Juana Ángeles Valencia exigió al Gobierno de la Ciudad de México cese el armado de varillas para columnas que soportarán las vías del Tren Interurbano México-Toluca y suspender las obras que se ejecutan en las delegaciones Álvaro Obregón y Cuajimalpa, ante la carencia de un Proyecto Ejecutivo que exige la Ley de Obras Públicas y Servicios, en materia Federal, por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

La diputada señaló que el Proyecto Ejecutivo de las obras que se realizan en una Área Natural Protegida (ANP), deben presentar un conjunto de estudios generados por un equipo multidisciplinario que incluya estudios preliminares de topografía, mecánica de suelos, geofísicos, geológicos, impactos ambiental, urbanos y de movilidad, entre otros.

Añadió que además hace falta que la SCT presente un Proyecto Arquitectónico y Estructural, así como su respectiva ingeniería de instalaciones y argumentó que dichos estudios se deben ver reflejados en planos, memorias de cálculo y memorias descriptivas que ayuden a crear especificaciones y recomendaciones para el desarrollo y correcta ejecución de esta polémica obra.

Los titulares de las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI); del Medio Ambiente (Sedema); de Movilidad (Semovi), de Obras y Servicios (Sobse), así como de la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (Paot), todas de la Ciudad de México, han presentado alguna opinión sobre las afectaciones inherentes a cada dependencia.

Señaló que en el Macizo del Cerro de las Cruces, donde se pretende construir un túnel de 5 kilómetros de longitud por 6 metros de diámetro y se proyecta utilizar explosivos en las obras de inducción, es una de las 17 Áreas Naturales Protegidas de la Ciudad de México que no han sido modificadas por el hombre y conservan su esencia original.

Afirmó que las áreas de este tipo están sujetas a regímenes especiales de protección, conservación, restauración y desarrollo, porque, además, generan servicios ambientales como la recarga de mantos acuíferos, captura de CO2 y partículas suspendidas, así como oportunidades de recreación para visitantes.

Fuente: La Jornada

Advertisements