Un vuelo de EgyptAir que cubría la ruta entre París y El Cairo con 66 personas a bordo, entre pasajeros y tripulación, se estrelló el jueves cerca de la isla griega de Creta, según autoridades egipcias y griegas.

El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, dijo que era demasiado pronto para decir si el siniestro estuvo provocado por un problema técnico o un ataque terrorista. “No podemos descartar nada”, dijo a reporteros en el aeropuerto de El Cairo.

La aeronave desapareció de los radares a las 02:45 de la mañana, hora local, cuando volaba a 37,000 pies de altura, apuntó la aerolínea explicando que el Airbus A320 había recorrido 16 kilómetros (10 millas) en el espacio aéreo egipcio. El choque habría ocurrido a 280 kilómetros (175 millas) de la ciudad portuaria de Alejandría, en el norte del país.

Funcionarios egipcios de aviación confirmaron más tarde el siniestro y dijeron que la operación de búsqueda en marcha se centra ahora en encontrar los restos de la aeronave.

La “posibilidad de que el avión se estrellara se ha confirmado” ya que no aterrizó en ninguno de los aeródromos cercanos, señalaron los responsables, que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a la presa.

Konstantinos Lintzerakos, director de la Autoridad griega de Aviación Civil, ofreció una descripción similar del suceso a la presentada por EgyptAir. En declaraciones a la televisora privada Antenna, dijo que los controladores aéreos griegos estuvieron en contacto con el piloto, que no informó de problemas, cuando el avión pasó por el espacio aéreo griego a 37,000 pies de altura y a una velocidad de 830 kilómetros por hora (519 mph).

Los controladores intentaron contactar con el piloto a 10 millas de que la aeronave saliera de la Franja griega de Información de Vuelo, pero no obtuvieron respuesta, indicó Lintzerakos. Los controladores siguieron intentando contactar con el piloto hasta las 3:39 de la mañana, hora griega (1239 GMT) cuando el avión desapareció del radar dentro de la zona de información aérea egipcia, 11 kilómetros (7 millas) al sureste de la isla de Creta.

El avión no emitió ninguna señal de alerta antes de desaparecer, dijo el periódico estatal egipcio Al-Ahram citando a un funcionario aeroportuario. Su último contacto con el avión había sido 10 minutos antes, agregó sin identificar al responsable.

Aviones y barcos del ejército egipcio participan en un operativo para localizar los restos de la aeronave en la costa mediterránea del país. A bordo del aparato viajaban 56 personas, entre ellas un niño y dos bebés, y 10 miembros de la tripulación. El piloto acumulaba 6,000 horas de vuelo.

Grecia se unió al operativo de búsqueda con dos aviones, un C-130 y uno de alerta temprana, explicaron funcionarios, agregando que una fragata viajaba hacia la zona del siniestro y hay helicópteros a la espera en la isla de Karpathos, en el sur del país, para participar en una hipotética operación de rescate.

El ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, ofreció aviones militares y barcos para el operativo que busca los restos.

“Estamos a disposición de las autoridades egipcias con nuestros recursos militares, nuestros barcos para ayudar en la búsqueda de este avión”, dijo el canciller, que habló tras una reunión de emergencia convocada por el presidente del país, François Hollande, en el Palacio del Elíseo.

Más tarde, el ejército francés dijo que entró en la operación de búsqueda con un avión de vigilancia Falcon que estaba en la zona para controlar el flujo migratorio en el Mediterráneo, explicó a The Associated Press el portavoz del cuerpo, el coronel Gilles Jaron. La marina francesa podría enviar otro avión y un barco a la zona, agregó.

Hollande habló con su homólogo egipcio, Abdul Fatá el Sisi, por teléfono y acordaron “cooperar estrechamente para establecer las circunstancias” en las desapareció el avión, según un comunicado emitido desde París.

En El Cairo, El Sisi convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional, el máximo organismo de seguridad del país. En el consejo están el primer ministro y los titulares de Defensa, Exteriores e Interior, así como los jefes de las agencias de inteligencia.

Según los datos ofrecidos por la aerolínea, a bordo del avión iban 15 franceses, 30 egipcios, un británico, dos iraquíes, un kuwaití, un saudí, un sudanés, un chadiano, un portugués, un argelino y un canadiense. Ayrault confirmó la presencia de 15 ciudadanos franceses a bordo.

Unos 15 familiares de pasajeros que iban a bordo de la aeronave desaparecida llegaron al aeropuerto de El Cairo, a dónde también se desplazaron equipos médicos tras las primeras escenas de dolor de los parientes.

En París, familiares de los pasajeros comenzaron a llegar al aeropuerto Charles de Gaulle, en las afueras de la capital, donde sus seres queridos embarcaron con dirección a El Cairo.

Un hombre y una mujer, identificados por personal del aeródromo como parientes de los pasajeros del vuelo, se sentaron en una mesa de información próxima al mostrador de la aerolínea en la terminal 1 del aeropuerto. La mujer lloraba y se tapaba la cara con un pañuelo. La policía se llevó a la pareja del lugar y el personal no habló con los reporteros desplazados hasta allí.

El Airbus A320 es un popular avión de dos motores y un solo pasillo que suele emplearse en vuelos cortos o de media distancia. En la actualidad, casi hay casi 4.000 operativos en todo el mundo. Las versiones que utiliza EgyptAir tienen capacidad para 145 pasajeros.

La ubicuidad del A320 supone que la marca se haya visto implicada en varios accidentes en los últimos años. El último siniestro con víctimas mortales fue el del vuelo 9525 de Germanwings. Sus 150 ocupantes fallecieron cuando uno de los pilotos estrelló el avión de forma intencionada en los Alpes franceses.

El avión se entregó a la aerolínea egipcia en 2003 y había acumulado 48.000 horas de vuelo antes de “perderse” sobre el Mediterráneo, indicó Airbus. El fabricante de aviones europeo apuntó en un comunicado que el consorcio IAE, con sede en Suiza, construyó los motores del aparato, que tenía el número de serie 2088.

El pasado marzo, un avión de EgyptAir fue secuestrado y desviado a Chipre. El autor confeso del secuestro, a quien las autoridades chipriotas describieron como “psicológicamente inestable”, está detenido en la isla.

El incidente renovó las preocupaciones por la seguridad de los vuelos en el país meses después de que un avión de pasajeros rusos explotó en el aire sobre la península del Sinaí. En el incidente, ocurrido el 31 de octubre de 2015, fallecieron las 224 personas que iban a bordo de la aeronave. Moscú dijo que fue derribado por un artefacto explosivo, y una rama local del grupo extremista Estado Islámico reivindicó la autoría del ataque.

En 1999, el vuelo 1990 de EgyptAir se estrelló en el océano Atlántico cerca de la isla de Nantucket, en Massachusetts, matando a sus 217 ocupantes.

Investigadores estadounidenses dijeron en su informe definitivo sobre el siniestro que el copiloto de la aeronave apagó el piloto automático y dirigió el Boeing 767 hacia el mar. Pero autoridades egipcias rechazan la versión del suicidio insistiendo en que el siniestro se debió a problemas mecánicos.

Advertisements

¿Qué te parece?