El presidente del Comité griego de seguridad aérea aseguró que los restos encontrados en la zona cercana al supuesto punto donde cayó el avión de EgyptAir “no provienen de un avión”, desmintiendo así un anuncio de la compañía aérea. Un avión de EgyptAir que iba de París a El Cairo se estrelló hoy cerca de una isla griega con 66 personas a bordo, y las autoridades no descartan un posible acto terrorista.

Sin embargo, la confusión reinaba en torno al hallazgo de posibles restos del Airbus A320. “Hasta ahora, el análisis de los restos encontrados indica que no pertenecen a un avión. Durante nuestro último contacto hacia las 17:45 GMT, mi homólogo egipcio me ha confirmado también que no se había demostrado que los restos fueran los del vuelo de EgyptAir”, afirmó el funcionario, Athanassios Binis.

Poco antes, EgyptAir había anunciado en Twitter el hallazgo de “restos del vuelo MS804”, precisando que se habían encontrado “chalecos salvavidas y pedazos de plástico” flotando en el mar cerca de la isla griega de Kárpatos.

“Sobre la base de los datos geográficos disponibles, hablamos de los mismos restos, hasta ahora no estamos al corriente del hallazgo de otros restos” sobre los cuales EgyptAir podría haber hecho su anuncio, añadió Binis, subrayando no obstante que las informaciones podían cambiar de un minuto al otro.

“Lo que se ha encontrado es un trozo de madera y telas que no pertenecen a un avión”, insistió. Este responsable había comentado estas informaciones previamente en la televisión pública griega ERT1. La aerolínea dueña del avión siniestrado había anunciado en Twitter que se habían encontrado los restos del aparato cerca de la isla griega de Karpathos.

“El ministerio egipcio de Aviación Civil acaba de recibir una carta oficial del ministerio egipcio de Relaciones Exteriores que confirma el hallazgo de restos del vuelo desaparecido MS804”. “El equipo de investigación egipcio en cooperación con sus pares griegos aún siguen buscando las otras partes del avión”, añadió.

No descartan acto terrorista

El vuelo MS804 desapareció repentinamente de los radares en la madrugada (hora local) de  este jueves sin que el piloto indicara “ningún problema” y cuando las condiciones del vuelo, que se acercaba a las costas egipcias, eran excelentes.

Siempre manteniendo la prudencia, el ministro egipcio de la Aviación Civil consideró que esta situación podía “llevar a pensar que la probabilidad (…) de un ataque terrorista es más alta que la de una fallo técnico” para explicar su desaparición.

“Pero no quiero sacar conclusiones precipitadas”, precisó Cherif Fathy a la AFP. El presidente francés, François Hollande, declaró un poco antes que “no se descarta ni se privilegia ninguna hipótesis”, accidente o atentado terrorista.

Francia ha enviado a varios expertos a Egipto para participar en la investigación sobre las causas que hicieron precipitarse al aparato. Por su parte el presidente egipcio, Abdel Fata al Sisi, llamó a “intensificar la búsqueda” para encontrar los restos del avión.

“No hubo mensaje de emergencia”

La tripulación del Airbus A320 no envió ningún mensaje de emergencia, según las fuerzas armadas egipcias y la aviación civil griega, lo que sugeriría que se produjo algo repentino. El vuelo MS804 llevaba 56 pasajeros, entre ellos un niño y dos bebés, siete tripulantes y tres agentes de seguridad, indicó la compañía nacional egipcia.

Por nacionalidades, según Egyptair había 30 egipcios, 15 franceses, dos iraquíes, un británico, un canadiense, un belga, un portugués, un argelino, un sudanés, un chadiano, un saudí y un kuwaití. Por su parte, el ministerio canadiense de Exteriores afirmó que había dos de sus nacionales a bordo.

El avión despegó del aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle poco después de las 23:00 hora local (21:00 hora GMT) y debía aterrizar en El Cairo a las 03:05 hora local (01:05 hora GMT).

El aparato se habría estrellado frente a las costas de la isla de Kárpatos, situada entre Creta y Rodas, “cuando se hallaba en el espacio aéreo egipcio”, según fuentes de la aviación civil griega. Después de caer brutalmente dando dos giros, desapareció de los radares en torno a las 00:30 hora GMT (03:30 hora local).

Antes de precipitarse al mar, el piloto no señaló “ningún problema” a los controladores aéreos griegos durante su última conversación. Incluso estaba “de buen humor y dio las gracias a sus interlocutores en griego”, según su jefe, Constantin Litzerakos.

Las fuerzas armadas egipcias explicaron que la tripulación no envió ningún “mensaje de emergencia”. Los medios griegos indicaron que un barco que navegaba en la zona habría visto una bola de fuego en el cielo, una información que no se ha confirmado oficialmente.

Nuevo mazazo para Egipto

El Airbus cayó a unas 130 millas marinas (240 km) de la isla de Kárpatos, cuando acababa de entrar en el espacio aéreo egipcio, según las autoridades griegas. Esta desaparición se produce en un contexto difícil en Egipto, enfrentado a múltiples desafíos económicos y de seguridad.

Ese ataque fue reivindicado por la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que multiplica en ese país los atentados y ataques, principalmente contra las fuerzas de seguridad.