Francisco Preciado, jefe de Servicios Médicos del hospital Civil de Guadalajara, sorprendió al revelar que el torero Rodolfo Rodríguez, “El Pana”, pidió que lo dejaran morir.

“En días pasados y pese a que estaba respondiendo a los medicamentos, entre balbuceos pedía que lo dejaran morir”, dijo el médico, añadiendo que el matador es “un hombre inteligente que conoce sus condiciones, por ello ha pedido que lo dejen fallecer”.

A 18 días de la cornada que le causó lesiones en las cervicales, las cuales lo dejaron cuadrapléjico y dependiente de un respirador artificial, “El Pana” sigue en el Nuevo Hospital Civil de Guadalajara (HCG), en Terapia Intensiva.

Preciado Figueroa confirmó que el torero llega a deprimirse por su condición, pero esto no evita que trate de comunicarse.

“Claro que se deprime y en esos momentos trata de comunicarse. La lesión que tiene no es común al no tener movimiento en sus cuatro extremidades, además de depender de un ventilador para poder respirar”, lamentó, añadiendo que el matador ha pedido que lo lleven a su natal Apizaco, Tlaxcala.

Al respecto, el médico reveló que Rodríguez podría salir de Terapia Intensiva, dependiendo de la estabilidad de su corazón.

“Si se estabiliza en las siguientes 24 o 48 horas su corazón lo pasaríamos a piso en cuanto haya una oportunidad, si esto se mantiene y se mantiene estable y solo necesita ventilador, y no hay complicaciones estaríamos evaluando la posibilidad de llevarlo a Tlaxcala, siempre y cuando existan las condiciones para que siga siendo atendido con todo lo que requiere”, informó.

Sin embargo, recordó que aunque “El Pana” logre salir del hospital, eso no significa que dejará de depender del respirador artificial o los cuidados de enfermería.

“Él no va a poder salir respirando por sí solo, tiene que usar un ventilador, necesita cuidados de enfermería, necesita todos los elementos que puede haber en un hospital”, recordó.

Con información de La Prensa

Advertisements