Ciudad de México. El representante de Morena ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Horacio Duarte, pidió analizar la remoción del consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Marco Antonio Baños, porque “su nivel de impunidad y sumisión a su partido ha rebasado ya los límites”.
Este pronunciamiento de Morena ante el Consejo General generó molestia de consejeros electorales y de los representantes de Nueva Alianza y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quienes pidieron hacer un lado las descalificaciones personales.
Morena demandó esto en la sesión, donde se removieron a cuatro consejeros electorales de Chiapas por el fraude electoral cibernético cometido en esa entidad, por orden del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
Duarte le pidió una explicación a Baños, porque arropó a estos cuatro consejeros –otros tres fueron removidos- cuando había un proyecto de acuerdo que determinó su responsabilidad en este fraude.
“Si no hay esa explicación seguirá la sombra de duda sobre la imparcialidad del consejero Baños”, expresó
“Así como se protegen a consejeros en los estados, nos sirve de algo la presencia de Baños en el Consejo General o es momento de pedir la remoción del consejero Baños. Su nivel de impunidad y sumisión a su partido ha rebasado ya los limites”, exclamó.
El consejero aludido dio una escueta respuesta reiterando que su voto particular fue público y no negó las irregularidades que hubo en la lista nominal de Chiapas.
Ante este enfrentamiento, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, hizo un llamado a todos los miembros del Consejo a que se conduzcan con respeto entre ellos.
“La discusión tiene que ser tan intensa como sea necesaria, tan franca como sea posible”, explicó para luego añadir que a veces se traspasan estas fronteras.
El consejero Benito Nacif, uno de los cuatro que hace unos meses votó por no destituir a los cuatro consejeros locales, calificó algunas expresiones de beligerantes y desproporcionadas. Y expresó su reconocimiento al profesionalismo de Baños.
Defendió su decisión al señalar que “las personas razonables pueden llegar a conclusiones diferentes en asuntos donde partimos de premisas distintas”.
Se le unió Javier Santiago, otro consejero que votó de forma parecida en relación con el caso Chiapas, y señaló como exceso retórico decir que hubo un manto protector.
Su colega Ciro Murayama evaluó como “oportunista” hacer un uso político de las sentencias.
Tanto los representantes de Nueva Alianza y del legislativo del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) exigieron respeto a Duarte con el argumento de que no se valen las descalificaciones personales.
Se dio otra confrontación entre los representantes del PVEM, Jorge Herrera y del PRD, Pablo Gómez.
El primero calificó al segundo de vociferante, mientras el perredista le echó en cara que el beneficiado del fraude electoral en Chiapas fue Roberto Pardo Molina, militante del Verde, quien fue elegido como diputado migrante y luego desaforado.
La sesión continúa para desahogar decenas de puntos relacionados con la elección del 5 de junio.

Advertisements