El Clásico Nacional despertó y pagó la deuda pendiente que dejó el pasado jueves en el Estadio del Rebaño Sagrado. Las gradas del Coloso de Santa Ursula gritaron a los pocos minutos de iniciado el encuentro, esto tras un saque de esquina, con un remate de cabeza de Jair Pereira quien mandó el esférico al travesaño.

90 mil personas ahí presentes por una fracción de segundo detuvieron su respiración, mientras los futbolistas de Chivas lamentaban y las Águilas se sacudían el susto.

La insistencia de los tapatíos rindió frutos al 9′, esto después de que Orbelin Pineda, tomará balón fuera del área y sacara un disparo cruzado para abrir el marcador.

Los de Coapa recordaron que estaban en casa y que hace un año, ganaron su décimo segundo campeonato, proclamándose como el más grande, así que esto presionó a los de Almeyda en su propia área, elevando las revoluciones del encuentro y al 25′, el Chapo Sánchez se dejó llevar y cometiendo un penalti sobre Quintero, y Osvaldo Martínez puso el 1-1 desde los once pasos.

Euforia y desesperación aparecieron en el partido y al 31′, el portero americanista derribó dentro del área a Orbelín y García Orozco sancionó el segundo penalti de la tarde, pero para mala suerte del Rebaño Sagrado, Carlos Peña, quiso colocar de más su disparo y estrelló el balón en el metal del local.

Ya para el complemento los rojiblancos arrinconaron al rival para intentar liquidar la serie lo antes posible, pero un descuido en la retaguardia y tras un contragolpe, Oribe Peralta mandó el balón al fondo del arco para dar la vuelta al marcador.

Con el 2-1 en contra, Almeyda movió la banca, pero el equipo pareció desacomodarse, a pesar de continuar con el control del balón la imprecisión se hizo presente en el último tercio del cuadro rojiblanco, que ya no pudo dar vuelta a la historia y sucumbió ante los de Coapa una vez más, como lo hizo en la Jornada 10 del presente torneo.

REPORTE DE CANCHA 

Entérate de los hechos más relevantes en materia deportiva en: rdcancha.wordpress.com

Advertisements