Elementos del Ejército y de las policías Federal y estatal vigilaron el traslado de 81 reos del penal federal de Ciudad Juárez a Toluca, en el estado de México, y de ahí a diferentes prisiones del país.

Al menos 81 internos del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 9 –donde está recluido el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán Loera– fueron trasladados ayer al Aeropuerto Internacional de Toluca, en el estado de México, de donde serían enviados a distintos penales.
Desde las 10 horas (tiempo local) decenas de patrullas y tres camiones antimotines, de los llamados rinos, llegaron al Cefereso número 9.
Dos horas y media después salieron los tres camiones con los 81 reos rumbo al Aeropuerto Internacional Abraham González, en Ciudad Juárez, vigilados por decenas de elementos del Ejército, agentes estatales y federales.
En la terminal aérea los esperaban unas 20 unidades de la Policía Federal (PF) y soldados que resguardaban las inmediaciones y desviaban el tráfico vehicular para permitir el paso del convoy.
Los reclusos, encadenados de manos y pies, fueron subidos en un avión con insignias de la PF que partió al aeropuerto de Toluca a las 14 horas locales.
Fuentes policiacas del estado de México informaron que ayer por la tarde ingresó al Cefereso 1, el Altiplano, ubicado en Almoloya de Juárez, un grupo de entre 10 y 15 internos. Al cierre de la edición se desconocía a qué centros penitenciarios fueron enviados los demás reclusos.
Hace una semana, por razones de seguridad, el gobierno federal decidió reubicar a Guzmán Loera del penal del Altiplano al de Ciudad Juárez.
El traslado se realizó horas después de que el juzgado tercero de distrito, con sede en la Ciudad de México, opinó que es procedente la extradición del líder del cártel de Sinaloa a Estados Unidos.

Redacción La Jornada 

Advertisements