Hoy se cumplen 35 años de la partida física del “rey del reggae”, Bob Marley, un ícono en su país Jamaica y en muchas otras naciones que vivieron su música en los años 60 y 70, con sus canciones comprometidas socialmente.

El músico, guitarrista y compositor jamaiquino fallecido en Miami a los 36 años el 11 de mayo de 1981, sigue siendo el más popular intérprete de la música reggae y reconocido como promotor de la música de Jamaica y el movimiento espiritual rastafari (del que era un miembro) a una audiencia mundial.

Entre los grandes éxitos de la carrera musical de Bob Marley figuran los sencillos “I shot the sheriff”, “No woman, no cry”, “Jamming” y “Redemption song”. La mayoría de sus canciones transmitían mensajes de justicia y en defensa de los oprimidos y maltratados.

El álbum recopilatorio “Legend”, lanzado en 1984, tres años después de su muerte, es el disco de reggae más vendido de la historia con 10 discos de platino en los Estados Unidos y más de 20 millones de copias vendidas en todo el mundo.

Muerte. Después de ocho meses luchando sin éxito contra un cáncer , Bob Marley tomó un avión de regreso a Jamaica, desde Alemania, donde recibía tratamiento. Durante el vuelo desde Alemania, sus funciones vitales comenzaron a fallar. Cuando el avión aterrizó, tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital pues necesitaba atención médica inmediata.

Murió en el hoy Hospital Universitario de Miami a las 11:00 de la mañana del 11 de mayo de 1981.

La expansión del cáncer que comenzara como un melanoma en su piel y la metástasis producida en sus pulmones y cerebro fueron la causa de su temprana muerte. Las últimas palabras fueron a su hijo Ziggy Marley: “El dinero no puede comprar la felicidad”.

Bob Marley tuvo un funeral de estado el 21 de mayo de 1981 en Jamiaca, una combinación de elementos de la iglesia ortodoxa etíope con los de la tradición rastafari.

Fue sepultado con su guitarra Gibson Les Paul roja (algunos dicen que en realidad se trataba de una Fender Stratocaster).

Advertisements

¿Qué te parece?