A la media tarde de ayer, un rumor –absolutamente falso, digámoslo de una vez- comenzó a circular en los medios: que el Chapo, Joaquín Guzmán Loera, se habría suicidado en el Cefereso número nueve de Ciudad Juárez, Chihuahua, al que acababa de ser trasladado el día anterior.

La nota apareció en el portal de Fuerza Informativa –el mismo que “mató” falsamente a Emma Coronel, esposa del líder del cártel de Sinaloa- y rápidamente se esparció en las redes sociales.

La nota de dicho portal encabezaba su nota así: “PGR confirma nota del Chapo. Dejó escalofriante carta antes de suicidarse”.

Y en sus primeros párrafos apuntaba que “la Comisión Nacional de Seguridad confirmó la muerte (del Chapo) y dio a conocer que el famoso narcotraficante se quitó la vida horas después de haber sido notificado acerca de su extradición a los Estados Unidos”.

Incluso agregaba la nota que Guzmán Loera había fallecido debido “a una fuerte intoxicación estomacal, después de haber ingerido una fuerte cantidad de medicamentos utilizados para tratar problemas con el sueño”.

En fin, como decíamos al inicio, las autoridades negaron semejante versión:

-En la Procuraduría General de la República, Julio Herrera, vocero de la dependencia, negó que dicha información fuera cierta y nos remitió a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), que preside Renato Sales, para confirmarlo.

-En la CNS, su vocero, Alejandro Cuadros, reiteró: “Es absolutamente falso. Hay una prueba de vida; se ha comprobado en su celda que está vivito y coleando. El Chapo está en su celda tranquilo”, nos diría.

El traslado: Ni por seguridad ni para extraditarlo. Expertos en seguridad nacional nos dieron su opinión de por qué las autoridades mexicanas habrían trasladado al Chapo, de Almoloya, al Cefereso número nueve de Chihuahua.

De entrada niegan que se tratara de una cuestión de seguridad, puesto que el penal de Chihuahua es uno de los Ceferesos peor calificados del país.

El penal de máxima seguridad de Almoloya, afirman, tiene mejores instalaciones y mayor seguridad que el de Chihuahua.

Luego, rechazan que su reubicación en el Cefereso número nueve de Chihuahua facilite la extradición de México a Estados Unidos.

En términos reales -tanto jurídicos como logísticos-, da lo mismo trasladarlo de un lugar o del otro.

Captura de pantalla 2016-05-10 a las 10.37.23

Los abogados del Chapo, apuntan, cuentan con suficiente dinero para desplazarse a Chihuahua o a Nueva Zelanda, si fuera necesario. O sea, no es cuestión de evitar la defensa del famoso narcotraficante sinaloense.

Y por lo que se refiere al posible traslado a Estados Unidos, indican, da lo mismo –en cuestiones de seguridad– transportarlo en helicóptero de Almoloya al aeropuerto de Toluca o de la Ciudad de México para llevarlo a Estados Unidos, que hacerlo desde Ciudad Juárez.

La razón del traslado del Chapo, pues, estaría en otro lado.

Y ésta apunta a la posibilidad de que las áreas de inteligencia hubieran “escuchado” algo importante: que hay algo en ese penal con que tenga que ver el Chapo o que esperan alguna visita importante de Estados Unidos al sinaloense.

Gemas: obsequio del juez Adrián Rivera López: es procedente la extradición a Estados Unidos de Joaquín el Chapo Guzmán por el delito de narcotráfico.

Con información de Diario 24 horas

 

Advertisements