Gracias a los talleres de Cultura de Belleza del DIF Municipal de Toluca pudieron cumplir su sueño 

A ritmo de secadora y cortar de las tijeras, Lucila y sus dos hijas, Mercedes y Nayeli, trabajan para exaltar la belleza y reforzar la autoestima de mujeres y hombres que se acercan al negocio que pusieron gracias a su valor y a los conocimientos que adquirieron en el taller de Cultura del Belleza, que el DIF Municipal de Toluca imparte de forma gratuita, en diferentes puntos de la capital mexiquense.

Con una sonrisa en el rostro, todos los días Lucila, la orgullosa madre de 46 años, abre su estética, coloca sus letreros y se prepara para comenzar una nueva jornada de trabajo, “más que ama de casa, soy mujer y madre, y me siento muy bien porque me desarrollo profesionalmente en un oficio muy noble, que además de ayudarme a mejorar mi economía, me permite conocer personas, porque con un  peine en la mano uno consigue clientas, amigas y hasta confidentes”, dijo la también mamá de otros tres hijos.

Lucila comentó que las mujeres que tengan la inquietud de aprender Cultura de Belleza pueden acudir a los talleres del DIF, ya que son recomendables tanto para amas de casa como para jovencitas, “porque esto es muy socorrido y con creatividad y unas tijeras la hacemos; mis hijas y yo hemos sido muy afortunadas y agradezco al DIF y al presiente Fernando Zamora Morales porque su administración nos ha apoyado mucho para progresar”.

Mercedes, de 18 años, fue la primera de la familia que decidió ir a los talleres del DIF, vio un anuncio colocado en su colonia y le llamó la atención, se acercó al Centro de Desarrollo Comunitario de San Cristóbal Huichochitlán, se inscribió de forma gratuita y en un año aprendió lo necesario para aplicar tintes, colocar uñas, hacer cortes y “más que nada, favorecer la belleza de las mujeres, que a veces se descuidan mucho, pero no deben hacerlo, cuando se acercan aquí salen con una autoestima elevada”.

Igualmente, Mercedes explicó que este oficio le ha ayudado a sacar adelante a su pequeño sin necesidad de otras personas, “ahora que soy mamá me doy cuenta que al aplicar mis conocimientos puedo obtener casi lo del gasto por un día o hasta lo puedo duplicar; ha sido genial cumplir el sueño de tener mi propio negocio, y es muy bueno que las adolescentes como yo recibamos el apoyo de nuestras autoridades, ya que a veces no sabemos ni qué hacer con nuestro tiempo”.

Por su parte, Nayelli, de 25 años, dijo que los talleres de Cultura de Belleza “cambiaron mi vida radicalmente, porque me dieron la oportunidad de trabajar y de poder hacerme de un negocio propio; normalmente uno trabaja para otras personas y es muy pesado, pero con la capacitación que nos dieron en el DIF pudimos sobresalir en este oficio”.

Las tres recomiendan los talleres a otras toluqueñas, ya que están conscientes de que las mujeres pueden tener su propio negocio, apoyar en la economía familiar y cumplir sus sueños.

Talleres (7)

Advertisements

¿Qué te parece?